Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los recortes abren otra crisis en el Departamento de Salud

El consejero Ruiz quiere reformular el equipo que le impuso Convergència

La gestión de los recortes presupuestarios se ha convertido en un hueso duro de roer en el Departamento de Salud. Y no solo por las dificultades para cuadrar las cuentas. También la estructura organizativa se está resintiendo de desavenencias de cómo afrontar la nueva etapa. El consejero de Salud, Boi Ruiz, está ultimando una reforma del departamento que conllevará el cese entre otros del director general de Regulación, Planificación y Recursos Sanitarios, uno de los cerebros del dramático ajuste a que se enfrentan los centros sanitarios, su personal y los usuarios.

Fuentes del Departamento de Salud dieron ayer por hecho el cese de Joaquim Esperalba, una decisión del consejero que atribuyeron a un intento de Boi Ruiz para reforzar su control sobre un departamento al que llegó procedente de la patronal hospitalaria y sin pertenecer a Convergència i Unió. Según estas fuentes, la condición de independiente de Ruiz habría causado malestar entre los cuadros del partido que aspiraban a dirigir este departamento. Para paliar este malestar la dirección nacionalista acabó por imponer al consejero un equipo con obediencia de partido que no habría facilitado la labor de Ruiz. Ahora el consejero quiere hacer borrón y cuenta nueva y formar su propio equipo.

Fuentes de Salud dan por hecho el cese del director de Planificación

Joaquim Esperalba tiene una amplia experiencia en la gestión hospitalaria y ha sido tradicionalmente un peso pesado de la sectorial de sanidad de Convergència, partido por el que fue concejal en Mataró. Ha ocupado el cargo de director general del Instituto Catalán de Oncología (2005-2010); gerente del hospital de la Santa Creu i Sant Pau (1995-2004) y fue director médico del hospital de la Santa Creu i Sant Pau (1991-1995).

El cese de Esperalba se produce en el momento en que Salud debe nombrar el director gerente del Instituto Catalán de la Salud, que gestiona los grandes hospitales catalanes y buena parte de la red de primaria. Inicialmente, el consejero había pensado en un profesional con una larga carrera en la gestión hospitalaria como Jaume Raventós, gerente del Consorcio Mar Parque de Salud de Barcelona. El nombramiento, sin embargo, fue paralizado en el último momento tras ejercer presiones el aparato de CiU. Fuentes del departamento admiten que Esperalba habría sido una de las personas que frustró el nombramiento, algo que habría enervado al consejero. Finalmente, es Joaquim Casanovas quien se perfila como nuevo director gerente. Y podría ser nombrado hoy mismo. El gabinete de Comunicación del Departamento de Salud no confirmó ni desmintió ayer el cese de Esperalba. "No hay nada oficial", aseguró una portavoz.

La necesidad de buscar un nuevo responsable para el ICS llega después de la dimisión de Enric Argelagués, que dejó el cargo después de tres años por motivos "estrictamente personales". Su marcha en junio coincidió, sin embargo, con el cénit de las protestas del personal sanitario y de los usuarios contra el recorte del 10% en el presupuesto sanitario.

El cese de Esperalba y la dimisión de Argelagués serían los primeros de una cascada de bajas en la estructura organizativa del Departamento de Salud, del Instituto Catalán de la Salud y también en el Catsalut. Si no hay cambios de última hora, los ceses afectarán en breve a otras personas próximas al consejero Boi Ruiz. También habrá cambios en el segundo nivel, el de las gerencias de los grandes hospitales y de las regiones sanitarias. El primero de este cambio se ha producido con la llegada de Enric Agustí a la gerencia de la región metropolitana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de julio de 2011