Italia pide que se detengan las acciones de la OTAN en Libia

El dividido frente aliado contra Muamar el Gadafi -15 de los 28 socios de la OTAN participan en operaciones militares y ocho intervienen en ataques por tierra- mostró ayer una profunda fisura al reclamar el ministro de Exteriores italiano, Franco Frattini, "la suspensión de la actividad armada para permitir ayuda humanitaria" a los civiles libios.

Italia, que acoge en Nápoles al cuartel general de la Operación Protector Unificado, ya lleva días tomando distancia frente a la evolución de los acontecimientos en Libia, con peticiones de algún miembro del Gobierno de que el país salga de la campaña al concluir a final de septiembre el segundo plazo de 90 días de acciones que se han dado los aliados.

Más información

Los ataques con muertos civiles parecen haber provocado la reacción. Frattini exigió consignas precisas de actuación militar para evitar errores sangrientos. Valoró que la estrategia política y diplomática se oriente a lograr un alto el fuego, pero entretanto reclamó "la suspensión de las acciones armadas" para permitir la ayuda humanitaria.

La reacción fue inmediata. Anders Fogh Rasmussen, secretario general de OTAN, aseguró que la campaña continuará para evitar que pierdan la vida más civiles a manos de las fuerzas de Gadafi. París añadió que "toda pausa en las operaciones permitiría ganar tiempo" al régimen.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 23 de junio de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50