Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La visita del Papa en agosto deja sin vacaciones a funcionarios públicos

Conserjes de colegios, trabajadores del Samur y policías se quedan en Madrid

Desde hace una semana a Soledad (nombre figurado) se la llevan los demonios. Es conserje de un instituto de Coslada y hace turnos con otras tres compañeras. Aún no saben cuál de ellas se ha quedado sin agosto. "No somos muebles, ¿sabe usted? No nos pueden cambiar las condiciones de un día para otro", protesta. La semana pasada, unos 275 institutos de la Comunidad de Madrid recibieron instrucciones para acoger a peregrinos durante la visita que el Papa hará a Madrid en la Jornada Mundial de la Juventud, del 15 al 22 de agosto.

La visita está calificada como "acontecimiento de excepcional interés público" por el Estado y cuenta con el apoyo de todas las administraciones. Institutos, colegios, albergues públicos y polideportivos municipales permanecerán abiertos y con un trabajador al frente durante las jornadas. Ningún empleado del Samur-Protección Civil podrá irse tampoco en esa semana de agosto de vacaciones. La visita del Papa obliga. Y eso no ha gustado a todos.

El Estado cede Cuatro Vientos y pacta el alquiler del Palacio de Congresos

Habrá cerca de un millón y medio de visitantes durante las jornadas

Los centros escolares han empezado a recoger firmas y sindicatos como Comisiones Obreras han escrito cartas de protesta a la Administración. Los directores de instituto se negaron a quedarse al cargo de las instalaciones y se quejaron por la utilización de centros públicos en reuniones con la Consejería de Educación, según explican desde Adimad, la asociación mayoritaria de directores de centros públicos. CC OO alerta de que los conserjes, que serán el único personal y cumplirán su jornada laboral habitual, "en ningún caso pueden ser responsables de los centros". Recuerda además que las vacaciones deben quedar establecidas con tres meses de antelación.

En algunos institutos -ocurre, por ejemplo, en Rivas o Getafe- los profesores han comenzado a recoger firmas en los claustros contra el uso de las instalaciones, apelando al carácter aconfesional del Estado. Consideran "preocupante" poner "a disposición de intereses privados los recursos públicos financiados por todos los ciudadanos", y recuerdan "el contexto de grave crisis económica", según el comunicado que suscriben. Un portavoz de la Consejería de Educación señaló que no les han llegado quejas. Desde CC OO en el Ayuntamiento de Madrid critican que el Consistorio haya estado denegando "sistemáticamente" las peticiones de los conserjes de los CEIP (centro escolar de infantil y primaria), un colectivo de 270 personas, para tomarse vacaciones en agosto. "Los funcionarios tienen como cometido la guardia y custodia de los centros públicos, pero ¿cómo van a responsabilizarse de un centro que ni abren ni cierran y que se le deja a personal extraño?", se pregunta un portavoz del sindicato. Los institutos han recibido instrucciones sobre el horario de apertura de los centros, que cerrarán cada mañana a las 10.30 y abrirán por la noche a las 22.30, cuando el conserje ya no esté. Junto al bedel habrá un grupo de voluntarios -el mínimo son tres por alojamiento- que designan los obispados.

Más allá del uso gratuito de centros públicos, la estancia de miles de peregrinos que se instalarán con sus sacos de dormir en gimnasios de colegios e institutos y en polideportivos (también en parroquias y en casas particulares) generará gastos de electricidad y gas, entre otros. La Comunidad de Madrid correrá con esos gastos, según aseguró ayer un portavoz de Educación. Sin embargo, desde la organización de la JMJ aseguran que ellos pagarán todas las facturas de suministros que les envíen las Administraciones. "Es una pura cesión de espacios. Todos los gastos los pagamos nosotros. La visita tiene coste cero para el contribuyente", aseguró una portavoz. El Ayuntamiento de Madrid, responsable del mantenimiento de sus centros de Primaria, no respondió a la pregunta de quién corre con los gastos.

Cerca de 300 colegios concertados acogerán también a los peregrinos, según explican desde la FERE, la federación católica y mayoritaria en la educación concertada. Los propios centros asumirán los gastos de mantenimiento y de personal y alojarán a una media de 400 jóvenes cada uno.

La JMJ se financia (el coste se calcula en 50 millones) en un 70% a partir de las inscripciones de los peregrinos, que se pagan su manutención, explica una portavoz. El resto procede de empresas patrocinadoras. Los visitantes que se apuntan pagan entre 30 y 210 euros por la inscripción, dependiendo de si se incluye también la comida y el alojamiento y del país de procedencia. Los peregrinos comerán en bares y restaurantes de la ciudad canjeando tiques de comida (unos seis millones, calcula la organización), gracias a un acuerdo con la asociación hostelera Fehrcarem.

"Deviene imposible conceder vacaciones en dicho periodo del 16 al 21 de agosto a todo el personal del servicio", asegura una resolución firmada en enero de este año por el director general de Emergencias del Ayuntamiento de Madrid. Ningún trabajador del SAMUR-Protección Civil puede irse a la playa mientras el Papa esté en Madrid. La resolución explica por qué: "De no articularse ninguna medida, en el periodo de celebración del acontecimiento se dispondría de un operativo asistencial y logístico claramente insuficiente". Debe garantizarse "la integridad física, el derecho a la vida y la protección de la salud" de los visitantes, que serán más de un millón, subraya el documento. Los trabajadores pueden coger vacaciones fuera de ese periodo, y para compensarles les dan dos días extra. En el caso de la Policía Municipal, con 7.000 agentes, solo algunos grupos -los más necesarios en un evento que reunirá en la ciudad a millón y medio de personas, subrayan desde el Ayuntamiento- tienen prohibido irse de vacaciones en esas fechas.

El Estado ha cedido el aeródromo de Cuatro Vientos para la celebración de misas (el gasto de las instalaciones corre a cuenta de la organización, según una portavoz del Ministerio de Presidencia) y el Palacio de Congresos. La JMJ pagará un alquiler reducido que compensará con una campaña publicitaria, según la citada portavoz. Habrá visados gratuitos para los peregrinos provenientes de países de fuera del espacio Schengen y beneficios fiscales para las empresas que patrocinen el evento.

Inscripciones

Los visitantes están divididos en tres grupos por nacionalidades y poder adquisitivo:

Los peregrinos del grupo A (Italia, Qatar, Estados Unidos) pagan entre 210 euros -por alojamiento, inscripción y comida- y 45 euros si solo hacen inscripción de fin de semana. España tiene estas tarifas.

En el grupo B (Arabia Saudí, Argentina o República Checa), las tarifas oscilan entre 163 y 40 euros.

El grupo C (Angola, Afganistán, Macedonia o Paraguay) paga entre 122 y 30 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de junio de 2011

Más información