Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pepinos españoles provocan un brote letal de 'E. coli' en Alemania

La infección ha causado al menos tres muertos y cientos de hospitalizaciones - Las autoridades europeas apuntan a dos empresas andaluzas como responsables

La crisis de la infección alimentaria por una bacteria que ha causado ya tres muertos en Alemania amenaza con sacudir a España. El Instituto de Higiene de Hamburgo ha indicado que ha encontrado la bacteria Escherichia coli en tres pepinos de origen español. El dato fue comunicado ayer por la tarde oficialmente a las autoridades españolas por la Red de Alerta Alimentaria Comunitaria. El Ministerio de Sanidad ha informado de que hay dos empresas españolas (en concreto, de Andalucía) y una holandesa involucradas en la intoxicación.

Sanidad insiste en que "ya se han adoptado las medidas oportunas para la no comercialización del producto coincidente con los lotes implicados" y resalta que "no hay ningún caso asociado a este brote", por lo que "el consumo de esta hortaliza debe seguir siendo el habitual, con las precauciones normales de lavado o pelado de verduras durante su preparación".

Las comunidades no han comunicado que haya casos a Sanidad

El anuncio ha aportado algo de luz a los consumidores alemanes, que hasta ahora solo sabían que las autoridades les habían recomendado no consumir frutas ni hortalizas y que ven cómo las principales cadenas de supermercados, sobre todo en el norte, retiran estos productos de la venta. La situación es potencialmente tan grave que algunos la comparan ya con la crisis de las dioxinas que hundió el mercado del pollo en 1999.

La Comisión Europea confirmó anoche la implicación de los pepinos españoles, y ha indicado que también hay casos en Reino Unido, Holanda y Suecia en viajeros que estuvieron en Alemania.

La senadora (ministra) de Sanidad de Hamburgo, la socialdemócrata Cornelia Prüfer-Storcks (SPD), fue la encargada de notificar el descubrimiento de la relación con los productos españoles. La cepa peligrosa de Escherichia coli ha hecho enfermar en unos 10 días a unas 600 personas en Alemania, de las cuales alrededor de 140. La infección empieza con hemorragias y, en su fase más grave, produce una peligrosa insuficiencia renal.

Al menos tres mujeres han muerto, todas ellas en localidades al norte del país. La primera fue una anciana de 83 años fallecida en Baja Sajonia. Una segunda anciana de 89 años murió en Schleswig Holstein. En Bremen ha muerto una mujer de 24 años. Hay un posible cuarto caso mortal en Hamburgo (un hombre de 38 años). La autopsia determinó que la causa del deceso fue una fuerte diarrea de dos días, pero aún se desconoce si esta vino provocada por la bacteria.

Dado que la infección se ha extendido simultáneamente en diversos puntos del país, las autoridades y los científicos supusieron desde el principio que la causa estaba en alimentos de distribución nacional. La bacteria no se contagia fácilmente de un humano a otro, como tampoco a través del contacto con animales ni a través del agua.

La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) manifestó que la involucración de producto español en el brote es un "mazazo" para el sector. Por su parte, el responsable de Frutas y Hortalizas de la Confederación de Organizaciones Agrarias (Coag), Andrés Góngora, manifestó que "la infección no se encuentra en el producto en origen, sino en el manipulado", afirma. En la misma línea, Sanidad destaca que no se sabe cuándo se produjo la contaminación. "Hay que seguir investigando con el fin de averiguar a lo largo de toda la cadena en qué fase se ha producido la contaminación bacteriana", afirma.

Personal de la Junta andaluza está ya en las empresas productoras de los pepinos para inmovilizar los lotes supuestamente afectados, informa Reyes Rincón. Pero las empresas aseguran que tienen análisis hechos antes de exportarlos que dan negativos para la bacteria en cuestión, y que se trata de partidas para exportación, por lo que no debería haber casos en España.

La bacteria E. coli es una de las más frecuentes en las infecciones alimentarias junto con la salmonela, indica el médico del Servicio de Microbiología del hospital La Paz de Madrid Jesús Mingorance. En 2009 -último año con datos-, el Instituto de Salud Carlos III registró 16 casos (nueve en País Vasco, cuatro en Aragón, dos en Castilla-La Mancha y uno en Aragón), de los que 14 eran del tipo de bacteria O157:H7 que parece que es la causa del brote en Alemania. "Es el tipo más grave, aunque no el más frecuente", afirma el microbiólogo.

"Es un bicho muy malévolo", afirma Miguel Vicente, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en el Centro Nacional de Biotecnología. Entre sus propiedades está producir una toxina que tiene justo el tamaño para taponar los poros de las células renales, afirma Vicente. Otra de sus características es que se adhiere de manera especial a las hojas de espinacas, lechugas o rúcula, por lo que resiste "hasta cuatro lavados".

Un sector amenazado

La noticia de que un instituto alemán de Hamburgo ha identificado tres pepinos de origen español como posible fuente del brote de Escherichia coli ha causado la alarma entre los productores españoles, que prefieren la prudencia y la incredulidad hasta que el anuncio se confirme por cauces oficiales (todavía no figura en la red de alertas europea).

- Producción. Según datos de 2008 del Ministerio de Agricultura, la producción española de esta hortaliza alcanzó un récord de 670.000 toneladas. De ellas, aproximadamente el 60% (454.000) se dedicaron a la exportación, frente a unas importaciones de unas 3.000. - Mercados. Alemania y Reino Unido son los principales importadores. En 2010 se exportaron al país germano 142.772 toneladas, según Fepex.

- Temporada. Sin embargo, uno de los aspectos que no cuadran a los productores es que en esta época la exportación es muy pequeña, menos de 5.000 toneladas, porque en verano el mercado español crece y el centroeuropeo se abastece con productos propios o de Holanda.

- Origen. Las principales zonas productoras están en el sureste español.

- Impacto. Las organizaciones agrarias Coag y UPA temen el impacto de un boicoteo más amplio a los productos españoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de mayo de 2011

Más información