Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arrestados dos periodistas por las escuchas del 'News of The World'

La familia real, políticos y deportistas fueron espiados

Scotland Yard arrestó ayer a dos personas en relación a las investigaciones que se llevan a cabo por las escuchas ilegales practicadas por el tabloide londinense News of The World. Como esas dos personas han sido detenidas para ser interrogadas como sospechosos pero no han sido formalmente acusados, la policía no ha facilitado su identidad. Sin embargo, los medios británicos daban ayer por seguro que se trata de Neville Thurlbeck, de 50 años, redactor jefe del diario, y de Ian Edmondson, de 42 años, director adjunto de la publicación hasta que fue despedido en enero pasado.

Los dos se presentaron ayer por separado en sendas comisarías del suroeste de Londres a petición de la Policía Metropolitana. La policía suele aplicar la figura del arresto para interrogar a una persona, lo mismo como mero testigo o como sospechosa de un crimen, para poder así acceder a documentos pertenecientes a esa persona. Según varios medios, Scotland Yard utilizó ayer esos poderes para registrar los domicilios de los dos periodistas.

El caso de las escuchas ilegales estalló en 2007, cuando una información publicada por el News of The World hizo sospechar al príncipe Guillermo de Inglaterra que su teléfono móvil había sido pinchado o que alguien había accedido a su buzón de voz o sus mensajes de texto.

Las investigaciones descubrieron que una larga serie de políticos, deportistas y gente famosa habían sido espiados. El responsable de información sobre la familia real, Clive Goodman, y un investigador privado, Glenn Mulcaire, fueron condenados a penas de cárcel. El entonces director del periódico, Andy Coulson, negó siempre estar al corriente de las escuchas, pero dimitió.

La policía concluyó que los dos condenados habían actuado por su cuenta y descartaron que existiera una red de escuchas puesta en marcha por el rotativo. Sin embargo, las investigaciones del diario The Guardian y la aparición de nuevas evidencias implicando a otros periodistas del News of The World obligaron a Scotland Yard a reabrir el caso el mes de enero pasado. Andy Coulson, que había pasado a trabajar para el Partido Conservador y luego como director de Comunicación de Downing Street, tuvo que dejar también ese cargo, aunque siguió manteniendo que no supo nada de las escuchas.

Las detenciones de ayer son las primeras desde que se ha reabierto el caso. El periódico entregó a la policía en enero nuevas evidencias sobre las escuchas en una serie de correos electrónicos que hasta entonces sus responsables no habían sido capaces de localizar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de abril de 2011