Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condena a Salud por la muerte de un paciente sin cuidados paliativos

La Audiencia de Barcelona ha condenado al Instituto Catalán de la Salud (ICS), dependiente del Departamento de Salud, a indemnizar con 20.000 euros por los daños morales causados a la familia de un paciente que murió de cáncer sin recibir ningún tratamiento paliativo. La sentencia considera que esa actuación supuso un "vía crucis" para el enfermo durante ocho meses.

Los jueces entienden que se produjo una cadena de errores en el diagnóstico y que eso originó que el damnificado visitase al médico de cabecera en 10 ocasiones, entre agosto y diciembre de 1999. Finalmente, ingresó en el hospital de Bellvitge, donde fue dado de alta a los 12 días y volvió a visitar el centro otras dos veces. Allí recibió tratamiento paliativo en marzo de 2000, dos meses antes de su fallecimiento, pero anteriormente padeció un "gran sufrimiento, cuando no debía sufrirlo".

Según la sentencia, las pruebas periciales apuntan a un retraso en el diagnóstico, tanto en la previa derivación por parte del médico de cabecera a un especialista como, con posterioridad, en las pruebas, que evidencian sospechas, síntomas que no desaparecen y deterioro progresivo. Los jueces creen que hubo un "fracaso de la organización y una inadecuada gestión del proceso patológico del paciente", y afirman que se sumió a la familia y al afectado en un dolor innecesario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de enero de 2011