Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PAPELES DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO

China utiliza a Liu Xiaobo como escarmiento para frenar la disidencia

El intelectual, que recibe hoy el Nobel de la Paz, está condenado a 11 años de cárcel por ser autor del manifiesto democrático Carta O8 - El régimen propuso al hijo de Deng Xiaoping, víctima de la Revolución Cultural, como candidato al galardón

La utilización del disidente y Nobel de la Paz, Liu Xioabo, como cabeza de turco de la disidencia china; el hecho de que los ingresos del petróleo no sean ya suficientes para financiar el socialismo bolivariano del presidente Chávez; la angustiosa situación económica de Cuba, que no podrá sobrevivir más de dos años, y las maniobras del gigante farmacéutico Pfizer en Nigeria para evitar un juicio por la muerte de 11 niños componen la nueva entrega de los documentos secretos de la diplomacia estadounidense

El escritor y disidente chino Liu Xiaobo, principal autor del manifiesto democrático Carta 08, que hoy recibirá en Oslo el premio Nobel de la Paz, es desde el año pasado, cuando fue condenado a 11 de años de cárcel por "incitación a la subversión de los poderes del Estado", la víctima propiciatoria del Gobierno de Pekín para escarmiento de todos los opositores.

El régimen afrontaba con temor 2009: a los aniversarios de los 20 años de la matanza de Tiannamen, los 50 de la ocupación de Tíbet y los 60 de la fundación de la República Popular se unía la crisis económica global, que ya estaba provocando los primeros conflictos sociales en el país en mucho tiempo. Los documentos hasta ahora secretos de la Embajada de EE UU en Pekín dan cuenta de estos temores y del antídoto empleado por las autoridades: incrementar la represión contra los disidentes. Los despachos diplomáticos también recogen la cólera del régimen por las protestas internacionales, sobre todo de Washington, contra la condena a Liu y, más aún, por la posibilidad de que el Comité Noruego le concediese el Nobel.

Los disidentes denuncian que la represión ha entrado en su "peor periodo" desde 2008

Los testimonios recogidos por EE UU califican de "farsa" el proceso a Liu Xiaobo

En una reunión del embajador Jon Huntsman con cinco prominentes abogados defensores de los derechos humanos, celebrada el 14 de diciembre del año pasado, estos le informan que desde 2008 China ha entrado en su "peor periodo" en cuanto a abusos de los derechos humanos. Aseguran que muchos letrados han perdido sus licencias, se ha incrementado la presión sobre las ONG y se ha redoblado el hostigamiento a los disidentes. El año 2009 iba a concluir con el ciberataque a Google, con la ejecución de un ciudadano de nacionalidad británica, la primera condena a muerte de un europeo en 50 años, y con la sentencia contra Liu.

La condena del líder de la Carta 08, un manifiesto con 19 propuestas de reformas democráticas publicado en Internet en diciembre de 2008, desató una campaña internacional que fue rechazada por los portavoces del Gobierno de Pekín con rutinarias respuestas sobre la "inaceptable intromisión en los asuntos internos de China" o la "independencia" de su sistema judicial. Pero la protesta no cedió y el Gobierno de Pekín estaba cada vez más molesto con el embajador norteamericano, que no deja de interesarse por el caso Liu en sus contactos con las autoridades.

Un documento fechado el 12 de diciembre del año pasado recoge la reacción de Ding Xiaowen, subdirector del Departamento de las Américas del Ministerio de Exteriores. El alto funcionario advierte que Washington debe "de dejar de usar los derechos humanos como excusa para entrometerse en los asuntos internos de China" y que "los así llamados" abogados de los derechos humanos y disidentes pretenden sacar adelante sus "intereses egoístas" atacando al Gobierno de Pekín. Ding recuerda que fue embajador en Botswana y que el primer derecho humano es tener "comida y techo" y que China "ha realizado grandes progresos en el bienestar de la gente" en las últimas décadas.

Las presiones chinas no tendrían efecto y peor aún, el Comité Nobel noruego anunciaba el pasado octubre que el premiado era Liu Xiaobo. Si ya cuando era una posibilidad, en febrero, según atestiguan los cables diplomáticos, los portavoces del Ministerio de Exteriores chino la calificaban de "completa equivocación", su concesión desató una agresiva campaña de Pekín en todo el mundo para lograr el boicot a la ceremonia de hoy. Al menos 20 países han sido convencidos.

Una fuente protegida de la Embajada norteamericana en Pekín, como buena parte de las personas, en su mayoría disidentes, que desfilan por la legación, y que dice ser consejero especial del Comité Nobel noruego informa en marzo de 2009 de que Oslo ya había barajado la posibilidad de premiar a un ciudadano chino en 2008 pero que la celebración de los Juegos Olímpicos recomendaba aplazarlo y que el año en curso podría ser el momento apropiado. La fuente citada se reúne con las autoridades y propone una serie de nombres o incluso la posibilidad de repartir el premio entre tres "incluyendo a Deng Pufang, hijo de Deng Xiaoping, que sería aceptable para los chinos y representaría un impulso para los discapacitados". La idea es del agrado de Yao Shaojun, subdirector de la División de Derechos Humanos del Ministerio de Exteriores, que le sugiere que Deng sería una "buena elección". Deng, hijo mayor del padre de la modernización china, de 66 años, quedó parapléjico tras ser arrojado por guardias rojos por una ventana de la Universidad de Pekín en 1968, en pleno terror de la Revolución Cultural.

En 2009, el Comité Nobel baraja el nombre de Hu Jia, el otro coautor de la Carta 08, pero será Liu finalmente el premiado un año más tarde. Y es él a quien las autoridades van a aplicar el refrán chino de "mata la gallina para asustar al mono". Liu es detenido el 24 de junio y el día de Navidad es sentenciado a 11 años de cárcel y dos más de privación de derechos políticos tras un juicio calificado de "farsa", según los testimonios recogidos en los cables de la diplomacia norteamericana, que duró apenas dos horas, las intervenciones de su defensa estuvieron limitadas a cinco minutos y se impidió la asistencia de su mujer y de los representantes de 14 embajadas y misiones extranjeras acreditadas en Pekín.

La Carta 08, exigiendo reformas democráticas fue tomada por los líderes chinos como "una afrenta al Partido Comunista y el Gobierno", como privadamente señalaban los funcionarios de Exteriores a sus interlocutores norteamericanos. La carta, publicada el 9 de diciembre de 2008 y firmada originalmente por 303 intelectuales -actualmente son más de 12.000-, nacía con voluntad de convertirse en un movimiento "virtual" y el régimen temía que pudiera fomentar la inestabilidad social en un momento de crisis económica.

El Gobierno ha hecho casi imposible acceder a ella en Internet y ha logrado que el chino medio desconozca por completo su contenido. El régimen se ha visto favorecido además por la profundidad de la crisis económica de EE UU que ha distraído la atención de Washington para presionar a favor de los derechos humanos. Pekín ha sabido aprovechar la circunstancia y ha desplegado en los últimos tiempos una agresividad diplomática inusual como ocurrió en la Cumbre del Clima de Copenhague y testimonian numerosos cables que dan cuenta de las quejas de varios países europeos y asiáticos por la nueva "arrogancia" china.

La Carta 08 tampoco ha logrado unir a toda la oposición al régimen comunista. Numerosos intelectuales reformistas comentan a sus interlocutores norteamericanos que es demasiado "prooccidental" y que es "exagerado compararla con la Carta 77" de los demócratas checos porque carece del "sentido nacionalista" de aquellos. Otra fuente disidente también protegida que dice "conocer bien a Liu Xiaobo" desde los tiempos de la revuelta estudiantil de Tiannamen, hace el comentario más demoledor. Liu y otros líderes de la Carta son los "típicos intelectuales chinos que creen que saben lo que es mejor para el pueblo". "Liu está 'completamente desconectado' y no comprende a la juventud china ni el auge del sentimiento populista entre ellos". "Los jóvenes chinos de hoy forman parte del movimiento anti-CNN que siguió a los disturbios del Tíbet en marzo de 2008 y 'odian' a los intelectuales y a las élites que como Liu tratan de hablar por ellos".

Un periodista influyente y también protegido hace un comentario menos amargo pero quizá más cínico. "Comprender dónde está la línea entre liberales y disidentes", dice, "es crucial para sobrevivir en China". "Los liberales como yo trabajamos desde dentro para democratizar y reformar China. Los disidentes cruzan la línea y resultan heridos. Los disidentes son necesarios para la existencia de los liberales". Liu Xiaobo cruzó la línea. Puede que dentro de un tiempo algunas de las fuentes protegidas hoy vivan más seguras gracias a él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de diciembre de 2010

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >