Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Huelga del metro / El conflicto

Madrid sigue en vilo sin metro

Los huelguistas paran los trenes esta mañana - La Comunidad no logra abrir la línea al aeropuerto pese a la protección policial - Transportes contratará autobusesLos líderes sindicales nacionales justifican la desobediencia por la actitud "abusiva" de la Comunidad

Los trabajadores de Metro quieren que hoy sea una copia del día de ayer. Prevén volver a saltarse los servicios mínimos del 50% y obligar al cierre del suburbano en el que cada día se mueven dos millones de personas. Si el anuncio se cumple, Madrid volverá a llenarse de coches, de autobuses atestados de viajeros, de taxis con la luz apagada y de más trenes de Cercanías que un día cualquiera. Hoy, 30 de junio, es el último día de paro convocado y refrendado en asamblea de trabajadores. Pero puede ser el inicio de una huelga indefinida.

Es el acuerdo al que ayer llegaron los trabajadores. A las diez de la mañana, tras la hora punta, tienen previsto reunirse en las cocheras de plaza de Castilla para votar si alargan la protesta sine díe y si lo hacen también dinamitando los servicios mínimos. En caso afirmativo, la Comunidad de Madrid ya tiene preparada su respuesta: un plan de contingencia para limitar colapsos como el de ayer. La Consejería de Transportes e Infraestructuras ha previsto contratar autobuses privados que sigan los recorridos del metro en superficie, como hacen los Metrobúhos de los fines de semana. "Ya hemos pactado con empresas privadas y si detectamos que hay que ponerlo, lo pondremos", aseguró ayer el consejero de Transportes, José Ignacio Echeverría, que reconoció que "no será tan perfecto como el metro, pero ayudará".

Los policías antidisturbios se desplegaron por los andenes de la T-4

Echeverría agradece el respaldo del Gobierno central a la Comunidad

Echeverría agradeció ayer el respaldo que la Comunidad está recibiendo por parte del Gobierno central. La presidenta Esperanza Aguirre recibió por la mañana una llamada de apoyo del ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que puso a su servicio más respaldo policial.

Con este refuerzo se intentó abrir ayer mismo la línea 8, la que lleva al aeropuerto. Una docena de policías antidisturbios se desplegó a primera hora de la tarde por los andenes del metro en la T-4 y en las otras siete estaciones de la línea 8. Pero no tuvieron éxito."¿Van a abrir ya, no?", preguntaba Sergio Bueno a los informadores al toparse con el despliegue policial. "No. Metro sigue sin prestar servicio. Tendrá que ir usted en taxi o en autobús", le respondieron en el mostrador.

Casi dos horas después, los mismos policías que se habían distribuido a lo largo de la vía (previsiblemente para evitar la intervención de piquetes en caso de reapertura), replegaron, se pusieron en fila y salieron de allí. "¿Ya?", preguntaba en alto un usuario decepcionado. Pues sí. Se iban. "Parecía que abrirían, pero ahora nos dicen que salgamos", comentó un agente.

Los policías volverán hoy de madrugada a las cocheras y los depósitos de Metro para garantizar que, el que quiera, entre a trabajar. Ayer fueron pocos los que entraron en las instalaciones entre gritos e insultos de los piquetes. El empujón definitivo a la huelga llegó de los conductores. Hay unos 2.200 en una plantilla de 6.700 trabajadores. Más del 90% pertenece a algún sindicato, principalmente el Sindicato de Conductores. Son los que manejan las máquinas. Si ellos paran, la huelga se nota, como demostraron ayer.

Los maquinistas del turno de mañana no cogieron ni un solo tren y por eso cerró el metro. También por eso, la Consejería de Transportes ha anunciado la apertura de una veintena de expedientes sancionadores que, según Echeverría, comunicarán hoy a los interesados. Los trabajadores expedientados dispondrán de 72 horas para justificar por qué no estaban en su puesto de trabajo aunque fueron convocados para los servicios mínimos.

El paro total, que amenazan con repetir hoy, es contra los recortes que la Comunidad de Madrid ha aprobado para los funcionarios y trabajadores de las empresas públicas. El Gobierno regional aprobó, como deferencia con los trabajadores de Metro, permitir que la rebaja se negocie en gastos de personal (formación, prejubilaciones, pagas extraordinarias...) y no sólo en sueldos.

Hay que recortar ocho millones. Pero la empresa aún no ha contado a los sindicatos cómo quiere hacerlo. Cinco fuerzas sindicales, con 30 de los 33 representantes del comité de empresa, secundan los paros. Son el Sindicato de Conductores, con ocho delegados, CC OO (7), UGT (6), Solidaridad Obrera (5) y Sindicato Libre (4). Todos aseguran que no aceptarán ningún ajuste que vulnere su convenio colectivo, vigente hasta 2012.

Los huelguistas encontraron el apoyo público y sin fisuras de los líderes de CC OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente. Ambos pidieron disculpas a los usuarios pero mostraron comprensión con el incumplimiento de los servicios mínimos, contrario a la ley. "Hay que recordar que se ha producido un incumplimiento flagrante del convenio colectivo", se arrancó Méndez en la rueda de prensa de presentación del manifiesto para la huelga general de otoño. "La huelga es consecuencia de un acto de la Comunidad de Madrid", atacó también Toxo, que negó que la huelga fuera salvaje: "Discurre por cauces pacíficos", dijo. Además, el secretario general de CC OO calificó los servicios mínimos decretados de "abusivos".

También los dirigentes regionales de los sindicatos mayoritarios, José Ricardo Martínez (UGT) y Javier López (CC OO), responsabilizaron a la Comunidad por la convocatoria de la protesta. Justificaron el incumplimiento de los servicios mínimos porque fue una decisión adoptada por los trabajadores en asamblea, y tras ellos, declaró López, "siempre estarán, aunque se equivoquen, las organizaciones sindicales".

Pero el apoyo público, no fue obstáculo para que algún alto dirigente tomara cartas en el conflicto. A primera hora de la mañana Méndez se puso en contacto con la Federación de Transportes de su sindicato por primera vez. Lo hizo "para pedir que se desbloquee la situación", apuntan fuentes de la organización en Madrid. Méndez no quiso revelar el contenido de las conversaciones. "Se tiene que impedir que esta situación se prolongue", reclamó Toxo.

Información elaborada por Pilar Álvarez, Jaled Abdelrahim y Manuel V. Gómez.

Las alternativas

- La flota de autobuses de la EMT funcionará al completo (100% de sus vehículos), prestando un 15% más del servicio que corresponde para esta fecha.

- Renfe aumenta un 15% la circulación de Cercanías durante las horas punta (30 trenes más). Entre las siete y las nueve de la mañana de ayer recibió a 83.000 pasajeros más de lo habitual en la zona centro.

- El coche: La intensidad del tráfico rodado en la capital aumentó un 20% durante la hora punta de la mañana de ayer. A medio día el tráfico subió hasta un 7,5% en el centro y un 11% en la M-30. Por la tarde estos valores fueron un 5% y un 8% por encima de lo habitual.

- La demanda de taxis creció ayer un 40%, según la Asociación Gremial de Auto-Taxi. Los tiempos de espera para coger clientes se reducen a cinco minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de junio de 2010

Más información