Cumbre de mínimos en La Moncloa

Zapatero y Rajoy sólo pactan fusionar cajas

El presidente se concentró en pedir apoyo para la lucha contra ataques especulativos - El jefe de la oposición insistió en que hay que hacer reformas

La primera reunión oficial que, después de año y medio, mantuvieron ayer en La Moncloa José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy se ajustó al guión que habían acotado de antemano. Tras dos horas y cuarto de encuentro, el presidente del Gobierno y el líder de la oposición, pese a la gravedad de la crisis, fueron capaces de encontrar acuerdos -algo que no había sucedido en muchas de las reuniones anteriores- pero los limitaron a dos.

Primero, el respaldo al plan de rescate a Grecia, en el marco pactado en el Eurogrupo, y segundo, acelerar el proceso de reestructuración de las cajas de ahorro y la reforma de su legislación. Antes del 30 de junio concluirá el proceso de fusiones y en tres meses se reformará la Ley de Cajas.

"Si el Gobierno hace lo que tiene que hacer, la oposición le va a apoyar"
Más información
Cambio de escena tras los 'maitines'
Acuerdos y desacuerdos de 11 encuentros cara a cara
Insuficiente
La Xunta y las cajas desbloquean el acuerdo para la fusión
Ahora que se lo digan a los barones
La presión política desbloquea la fusión
Chaves: "Rajoy es incapaz de desprenderse de sus intereses de partido"
Zapatero pide comparecer en el Congreso para hablar de los ataques especulativos

Este asunto es importante, como se encargó de destacar Zapatero, porque de la estabilidad de esas cajas depende en parte que vuelva a fluir el crédito a la economía y llegue así a empresas y particulares. El crédito es clave para que se recupere la inversión y la creación de empleo, explicó el presidente y coinciden todos los expertos. Y desde el punto de vista político, es relevante porque Zapatero lleva el Gobierno pero Rajoy es el jefe de presidentes autonómicos que tienen en su mano, con la ley vigente, la aprobación o no de las fusiones. Por tanto, el proceso incluirá ahora a todas las cajas de todas las autonomías.

Zapatero y Rajoy se vieron impelidos a reunirse públicamente, ante la gravedad de la crisis y su caída de imagen en las encuestas, motivada entre otras cosas por la percepción social de sus desencuentros sobre las políticas anticrisis. Pero mientras Zapatero trató, tras la reunión, de poner en valor los acuerdos, que calificó de "bastante satisfactorios", en una reunión que adjetivó de "útil", y de restar importancia a los desacuerdos, sobre el déficit y la reforma del mercado laboral, Rajoy hizo lo contrario.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En un tono más suave del habitual -hablar en La Moncloa no es lo mismo que hacerlo en un mitin-, y con algún mensaje positivo -"si el Gobierno hace lo que tiene que hacer, la oposición le va a apoyar"- el líder del PP se concentró mucho en las diferencias y sobre todo utilizó algunos tonos catastrofistas que molestaron mucho al Gobierno. "No podemos seguir así, estamos en una situación crítica, como demuestra la dramática situación del empleo". Hubo algunos cruces de reproches, sobre todo cuando el presidente criticó a Rajoy porque no había destacado la solidez del sistema financiero español, algo que en opinión del Gobierno es indiscutible.

Pese a las discrepancias públicas, la reunión discurrió en buen tono, según fuentes de los dos partidos. Sin embargo, en la cita, siempre según las dos versiones coincidentes, quedó clara una diferencia muy notable de fondo.

Zapatero, que dio una importancia especial al acuerdo logrado con Rajoy sobre el apoyo a Grecia -recordó que la unidad que hay en España sobre este asunto, con el respaldo inequívoco del líder de la oposición al envío de 9.000 millones de euros para los griegos no es tan frecuente en otros países de Europa- dedicó buena parte de la reunión, según dirigentes que pudieron conocer el contenido de la cita, a tratar de convencerle de que las últimas turbulencias bursátiles se deben a ataques especulativos. Le informó sobre la reunión del Eurogrupo del próximo viernes, cuyo objetivo es reforzar el euro y defenderlo como "una piña" de los ataques especulativos contra su estabilidad. Además, adelantó que en el encuentro del viernes se iba a analizar el papel de las agencias de calificación dentro del capítulo del combate contra los movimientos especulativos.

Rajoy, aun estando de acuerdo en este análisis del presidente, le objetó, siempre según las mismas fuentes, que estos ataques especulativos son posibles porque los números de la economía española no son buenos, y por eso le pidió que diseñe cuanto antes un completo plan de reformas. Aun así, el líder de la oposición, que citó los casos griego e irlandés -con enormes recortes del sueldo de los funcionarios y subidas de impuestos- no quiso lanzar ninguna propuesta polémica sobre estos asuntos. "La oposición no tiene la obligación de gobernar", se justificó.

La sensación en los dos cuarteles generales tras la reunión era de decepción. Ambos creen que el contrario no estuvo a la altura, el PP porque Zapatero no quiere acometer grandes reformas, el Gobierno porque el PP no quiere dar un mensaje de estabilidad de España.

Zapatero insistió en su mensaje de que la recuperación se ha iniciado, y detalló los datos que en su opinión lo avalan: aumento del consumo, de la producción industrial, ligero descenso del paro en abril... Pese al optimismo de Zapatero, e incluso de Rajoy - "espero que sí", dijo cuando le preguntaron si la reunión serviría para tranquilizar a los mercados-, las Bolsas españolas siguieron bajando ayer y la diferencia de la deuda española con la alemana siguió aumentando.

José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy se saludan a la entrada de La Moncloa antes de la reunión.
José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy se saludan a la entrada de La Moncloa antes de la reunión.ULY MARTÍN
El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha manifestado tras su reunión con el presidente del Gobierno, que el tiempo de esperar se ha acabado y hay que actuar: "El ejemplo de Grecia demuestra que si no actúas otros lo harán por ti y las decisiones serán mucho más duras".Gobierno y oposición han pactado dos acuerdos para reestructurar el sistema financiero, y Rajoy ha anunciado a Zapatero que "si hace lo que hay que hacer el PP le va a apoyar". "Le he dicho que por mí no va a quedar", ha ñadido.Video: AGENCIA ATLAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS