Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:La crisis hotelera

Un respiro de tres días

El puente consigue que aumente la ocupación en hoteles y hostales

Las cifras hablan por sí solas: el panorama hotelero en Madrid no está para tirar cohetes, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. Sin embargo, el puente de San José, a pesar de la llovizna que cayó ayer sobre la ciudad, ha supuesto un ligero respiro para el sector turístico. Tanto hoteles como hostales reconocen que han bajado sensiblemente los precios para atraer al público y que la afluencia de clientes este puente ha sido menor o igual que otros años por estas fechas, aunque todos coinciden en que el puente del Día del Padre ha dibujado un ligero pico positivo en la ocupación de habitaciones respecto a las semanas anteriores.

Un trabajador de El Prado, un hotel de tres estrellas situado cerca de los museos de pintura, resume la situación: "La crisis se ha notado. Nosotros tenemos suerte porque, por nuestra ubicación, solemos llenar las 48 habitaciones durante el fin de semana. Pero para atraer al público ha hecho falta bajar los precios, porque ahora el cliente busca una buena tarifa más que la comodidad. De todos modos, con el puente siempre hay más demanda". Hoteles como el Vincci, situado en Gran Vía, aseguran que su ocupación "ha subido de una media del 75% a un 90% este puente", lo que consideran una noticia positiva.

Los apartamentos ilegales se suman a los problemas que arrastra el sector

Los profesionales del sector coinciden en que la estrategia para salvar el escalón de la crisis está en las tarifas. "Nosotros hemos bajado los precios un 15% y parece que el público responde", dice el jefe de recepción del hotel Husa Princesa (cinco estrellas). "Pero el lleno que tenemos ahora por el festivo dura dos días. Nada más", añade.

El ligero alivio con que el sector ha recibido a los viajeros del puente no se debe a un gran repunte de los viajeros nacionales. Aunque Madrid sea un destino clásico para los españoles en escapadas cortas, los extranjeros son la mayoría de los huéspedes en los hoteles consultados. "Son los que al final llenan el aforo", dice el responsable de un hotel que pide silenciar su nombre y el de su empresa.

Pero a pesar de que los visitantes miran mucho más los precios en una situación de crisis económica como la actual, los albergues más baratos, los hostales, tampoco son los grandes triunfadores en este río revuelto. "Es cierto que la ocupación de nuestros establecimientos ha subido de un 55% a un 80% esta última quincena, no sólo con el puente, pero eso es lo normal por estas fechas", afirma Jesús Martín, presidente de la Asociación de Hostales de Madrid. "Nosotros también hemos tenido que bajar los precios y aun así viene menos gente que otros años", añade.

Para el presidente de la Asociación de Hostales el problema está en que el público no puede o no quiere gastar y, también, en la proliferación de espacios alternativos donde pernoctar. Frente a los establecimientos hoteleros convencionales, los apartamentos son una oferta en alza. "En Madrid existen 5.000 plazas ilegales en pisos que se ofrecen sin licencias ni garantías", asegura Jesús Martín. Un problema que espera que se arregle antes de junio, cuando la Comunidad desarrolle un marco normativo para solucionar esta situación, "algo a lo que se ha comprometido", afirma este responsable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de marzo de 2010