Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno prevé una liberación rápida de la rehén de Al Qaeda

La vicepresidenta De la Vega anunció ayer la noticia a las familias de los tres cooperantes secuestrados en noviembre y retenidos en el norte de Malí

Alicia Gámez, de 35 años, una de los tres rehenes españoles retenidos por Al Qaeda en el norte de Malí, será liberada en las próximas horas junto con Philomème Kabourée, la mujer del cautivo italiano de la organización terrorista, según prevé el Ejecutivo.

La vicepresidenta del Gobierno María Teresa Fernández de la Vega viajó ayer por la tarde de improviso a Barcelona junto con la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Soraya Rodríguez, para informar a las familias de los tres rehenes -Roque Pascual, Albert Vilalta y Alicia Gámez- de la próxima puesta en libertad de esta última. Gámez es funcionaria y trabajaba en un juzgado de primera instancia de L'Hospitalet de Llobregat.

Fernández de la Vega les prometió además que el Gobierno seguirá esforzándose por todos los medios en conseguir también la libertad para los dos varones que aún permanecen en manos de la rama magrebí de Al Qaeda (AQMI). Ambos han sufrido problemas de salud que han sido aliviados gracias el envío de medicamentos. Vilalta recibió disparos en una pierna al intentar huir cuando le apresaban, y Pascual padece dificultades cardiacas.

La vicepresidenta y la secretaria de Estado decidieron viajar a Barcelona ayer mismo a mediodía tras ser informadas por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) de la inminencia de la liberación de Gámez, capturada el 29 de noviembre cuando circulaba por la principal carretera de Mauritania a bordo de un convoy de la ONG Barcelona Acció Solidària.

La puesta en libertad de ambas mujeres debía haberse producido junto con la del rehén francés, Pierre Camatte, el 23 de febrero en Bamako, pero, por razones desconocidas, se ha retrasado más de dos semanas.

No es la primera vez que Al Qaeda suelta antes a las mujeres que están en su poder. Lo hizo en abril de 2009 con la alemana Marianne Petzold y la suiza Gabriela Barco, que fueron puestas en libertad mientras el marido de esta última, Werner Greiner, siguió secuestrado.

Soraya Rodríguez será, en principio, la encargada de recoger a la rehén y trasladarla a España, pero al cierre de esta edición no estaba claro si se desplazaría a Bamako, donde los ex cautivos han sido hasta ahora formalmente entregados a las autoridades de sus países, o lo haría a Uagadugu, la capital de Burkina Fasso.

Aunque posee la nacionalidad italiana, Philomème Kabourée, de 39 años, esposa de Sergio Cicala, es originaria de Burkina Fasso. Su presidente, Blaise Compaoré, está aparentemente interesado en que la liberación se produzca en su propio territorio aunque los rehenes liberados tengan que recorrer aún más kilómetros para llegar hasta allí.

La rama magrebí de Al Qaeda informó a uno de los intermediarios malienses de que, además del rescate pecuniario, exigía ahora para liberar a los rehenes españoles la excarcelación de un número indeterminado de presos islamistas de la cárcel de Nuakchot (Mauritania).

Esta nueva reivindicación -que no ha sido recogida en un comunicado- dificulta el proceso negociador para lograr la puesta en libertad de Vilalta y Pascual. El Gobierno mauritano ha reiterado que no está dispuesto a soltar a reos islamistas aunque el 18 de enero inició, a través de unos imanes, un diálogo religioso con 67 presos integristas. El objetivo era obtener el arrepentimiento de algunos para poder así indultarles. No está claro cuántos barbudos han hecho acto de contricción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de marzo de 2010