Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Secuestrados tres miembros de una ONG catalana en Mauritania

Fuentes del país africano señalaron que puede tratarse de una acción de Al Qaeda

Tres miembros de la ONG catalana Barcelona-Acciò Solidària, dos hombres y una mujer, fueron secuestrados a las ocho de la tarde de ayer a unos 150 kilómetros de Nuakchot, en la carretera que une la capital con Nuadibú, según la organización humanitaria y el Ministerio de Exteriores, que confirmó la noticia a medianoche.

Fuentes del departamento de Miguel Ángel Moratinos señalaron que el resto del convoy, que iba a recorrer varios países africanos para entregar material humanitario y se dirigía a Dakar, se encontraba a salvo y estaba siendo escoltado por el Ejército mauritano. Los secuestrados son Albert Vilalta, que es además director general de la empresa Túnel del Cadí, Alicia Gámez y Roque Pascual.

Anoche se desconocía la autoría del secuestro, aunque fuentes policiales del país africano señalaron a Efe que podría tratarse de una célula de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). El Ministerio de Exteriores informó anoche de que el "dispositivo consular" estaba activado, tanto en Mauritania como en Senegal, y el ministro y la secretaria de Exteriores habían sido informados y realizaban "las gestiones oportunas".

Un grupo de hombres armados, con el rostro cubierto y a bordo de un todoterreno, asaltaron la caravana de 13 vehículos en la que viajaban los cooperantes cerca de la localidad de Chelkhett Legtouta y huyeron con los ocupantes del último de los coches, según fuentes de la seguridad mauritana. Por su parte, Exteriores señaló que dos de los coches se separaron del convoy, por motivos que se desconocen. La cadena Al Jazeera informó esta madrugada desde Nuakchot de que uno de los vehículos de los asaltantes, cuyo número se desconocía sobre las dos y media de la madrugada, se cruzó en la carretera y amenazó con armas a los miembros del convoy. Los bandidos subieron a los tres españoles en el vehículo y no se llevaron ningún material ni dinero. Posteriormente dejaron atrás la carretera y huyeron por pistas de arena. Fuentes de seguridad mauritanas mostraron su esperanza de localizar a los secuestrados, para lo que desplegaron ayer un fuerte dispositivo de búsqueda. Un portavoz de la Embajada española en Nuakchot aseguró que el embajador está en contacto permanente con Exteriores.

El Ayuntamiento barcelonés participa anualmente con la expedición que organiza la ONG Barcelona-Acciò Solidària. La edición de este año salió el 22 de noviembre desde el Port Olímpic. La comitiva la formaban 15 vehículos, 24 voluntarios y llevaban 105.000 kilos de material de diferentes ONG de Cataluña a otras organizaciones de Marruecos, Mauritania, Senegal y Gambia. La primera etapa la hicieron en barco hasta Tánger. El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, se puso en contacto ayer con el embajador español especial para la región Mediterránea y el Magreb, Alonso Alonso Dezcóllar, y con el cónsul español en Nuadibú, Antonio Aguilar.

Uno de los secuestrados, Albert Vilalta, es bien conocido en el Consistorio barcelonés para el que trabajó varios años. Vilalta, ingeniero, fue consejero de la empresa municipal TERSA, que se encarga del tratamiento de residuos urbanos. Y fue el ingeniero jefe del consistorio con Clos. Su presencia era habitual al frente de los equipos de técnicos que tuvieron que afrontar el hundimiento del Carmel, en enero de 2005. Hace unos tres años asumió la dirección de la empresa Túneles de Barcelona y Túneles del Cadí, concesionarias que explotan la entrada de Barcelona por los túneles de Vallvidrera y el que atraviesa el macizo del Cadí. Es hijo de Albert Vilalta, que fue consejero de uno de los Gobiernos de Pujol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de noviembre de 2009