Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Secuestro en Mauritania

Al Qaeda reivindica el secuestro de los tres cooperantes españoles

El Gobierno da credibilidad el mensaje enviado por los terroristas a Al Jazeera.- El portavoz de AQMI hablaba árabe con acento marroquí

La rama de Al Qaeda en el Magreb (AQMI) reivindicó este martes por la mañana el secuestro de los tres cooperantes españoles en Mauritania, el 29 de noviembre, así como el de un botánico francés cuatro días antes en Malí.

La reivindicación fue formulada mediante el envío de un audio a la cadena de televisión Al Jazeera en la que un portavoz de la organización terrorista, Saleh Abu Mohamed, afirma: "Dos unidades de valientes muyahidines han logrado secuestrar a cuatro europeos en dos operaciones distintas".

El Comité técnico de seguimiento del secuestro, que se reunió este martes, "da credibilidad a esta reivindicación", según un comunicado publicado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y así se lo ha hecho saber a las familias de los rehenes en Barcelona.

El ejecutivo español le otorga credibilidad pese a que no va acompañada de un texto colgado en alguna web islamista ni de fotografías de los rehenes. Esto sucederá, probablemente, en una segunda etapa.

El portavoz de AQMI, que hablaba árabe con acento del norte de Marruecos, recordó que la primera operación "tuvo lugar en Malí, dónde el francés Pierre Camette fue apresado el 25 de noviembre, y la segunda en Mauritania dónde tres españoles fueron capturados el 29" en una carretera a 170 kilómetros al norte de Nuakchot.

Saleh Abu mohamed señaló de paso que uno de los tres rehenes españoles, Albert Vilalta, dirige una constructora (Tabasa y Túneles del Cadí). Los otros dos cautivos son Roque Pascual y Alicia Gámez.

"Francia y España serán informadas ulteriormente de las legítimas demandas de los muyahidines", concluye el audio. La expresión "legítimas demandas no apunta tanto a una petición de dinero como a algún otro tipo de reivindicación que esté en consonancia con la retórica de AQMI", afirma Fernando Reinares, investigador principal del Real Instituto Elcano.

Además de dinero, Al Qaeda ha exigido, para liberar a sus rehenes la excarcelación de presos islamistas en Mauritania, Argelia y uno en el Reino Unido, Omar Mahmud Othman, apodado Abu Qutada o, por sus detractores, Predicador del odio.

El portavoz no precisó en qué región están los rehenes, pero se da por descontado que han sido trasladados al norte de Malí dónde Al Qaeda tiene sus santuarios en el Sahel. Hasta el matrimonio de turistas austriacos capturado en Túnez en 2008 fue llevado hasta allí.

La reivindicación conjunta del secuestro de los españoles y del francés tiene un lado bueno y otro malo. El positivo es que España va a trabajar a fondo con Francia, la antigua potencia colonial de Malí. Su servicio secreto, la Dirección General de Seguridad Exterior, es el que en Europa mejor conoce la zona.

El inconveniente es que Al Qaeda del Magreb ha conseguido, en la última semana de noviembre, apresar a ciudadanos de los dos países, Francia y España, contra los que más arremete en sus comunicados. "Su botín es muy valioso", afirma un periodista maliense.

En el Sahel, Al Qaeda dispone de dos grupos, el primero y más antiguo lo acaudilla el argelino Mokhtar Belmokhtar, al que se considera el menos sanguinario de los terroristas. El servicio secreto español sospecha que los cooperantes catalanes están en su poder y así se lo trasladó al Gobierno. El otro grupo lo capitanea el argelino Abdelhamid Abu Zeid que tiene peor fama. La prensa francesa le atribuye, citando fuentes de inteligencia, la autoría del secuestro de Pierre Camette en Menaka (Malí). Camette es botánico y estudiaba las propiedades de algunas plantas en esa región maliense.