Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vocal recusada por Garzón reprocha al juez que no se abstuviera en los GAL

Robles decide apartarse del proceso de suspensión abierto al magistrado

La vocal del Consejo del Poder Judicial Margarita Robles anunció ayer por escrito su intención de abstenerse en el proceso de suspensión del juez Baltasar Garzón ante los procesos que el Tribunal Supremo tramita contra él. Robles, una de los tres vocales del Poder Judicial recusados por Garzón por "enemistad manifiesta", reprocha al magistrado en ese escrito que él no se abstuviera de instruir el sumario del caso GAL. La vocal progresista presentó ese escrito ayer, en respuesta a las alegaciones planteadas por el juez Garzón la semana pasada ante el Consejo. En ellas le pide a Robles y otros dos vocales -el vicepresidente Fernando de Rosa y Gema Gallego- que se abstengan de intervenir en su proceso de suspensión. Robles anunció ayer su abstención ante sus colegas de la Comisión Permanente del Consejo, que fue la que decidió el pasado febrero preguntar al fiscal -que ya ha respondido oponiéndose- si procedía suspender al juez de la Audiencia Nacional por dos de las tres querellas que asociaciones ultraderechistas le han interpuesto. La Comisión Permanente acordó remitir al Pleno del Consejo del próximo día 24 las alegaciones de Garzón contra estos tres vocales.

Los otros dos vocales señalados aún no han decidido qué harán

El escrito de Robles no fue una sorpresa. Muchos de sus colegas conocían su intención. En él, Robles expone "su más categórico rechazo" a "cualquier género de enemistad" con el magistrado y señala que, aún siendo así, se abstendrá de intervenir para disipar cualquier duda respecto a su imparcialidad. La vocal califica de "especulaciones y disertaciones literarias" las informaciones a las que alude Garzón para recusarla y recuerda que la decisión de iniciar los trámites sobre su suspensión la adoptó "por unanimidad" la Comisión Permanente del Poder Judicial.

Uno de los motivos de Garzón para recusar a Robles es que la enemistad entre ambos surgió cuando coincidieron como altos cargos del Ministerio del Interior. Garzón esgrimió contra Robles los argumentos de una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) sobre el caso GAL, que él instruyó inicialmente. La vocal, en su respuesta, da por buena la doctrina contenida en esa resolución del TEDH, si bien reprocha a Garzón que, basándose en esa misma doctrina, él también debió abstenerse -"y no lo hizo"- de instruir la citada causa especial, en la que acabaron condenados personas que compartieron funciones públicas con él. Se refiere, entre otros, al ex secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera.

Los otros dos vocales recusados por Garzón no han decidido aún si se abstendrán o no. De Rosa explicó ayer en la cadena SER que estudiará las alegaciones del juez y actuará "pensando en el buen nombre de la institución". Fuentes del Consejo avanzaron, no obstante, que ni De Rosa ni Gallego tienen "ninguna enemistad" con él y subrayaron que los dos asuntos que les ha remitido el Tribunal Supremo (las querellas por la investigación sobre los crímenes del franquismo y por la supuesta percepción de dinero por parte del banco Santander) nada tienen que ver con los alegatos de Garzón para recusarles.

Dado que no existen precedentes de la recusación de vocales del CGPJ, la Comisión Permanente ha decidido aplicar por analogía la Ley de Procedimiento Administrativo para dirimir este asunto. El Pleno estudiará por separado estas dos recusaciones sin la presencia de los afectados.

Nuevos apoyos

El colectivo Abuelas de Plaza de Mayo difundió ayer un comunicado de apoyo a Garzón, que "colabora en el avance de la conciencia de la humanidad". "Para el bien de todas las sociedades, Garzón debe continuar trabajando en su fuero contra los crímenes de lesa humanidad", añaden.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de marzo de 2010

Más información