Bruselas sentencia la exportación de atún rojo a Japón

La UE apoyará el veto al comercio de 'sushi' para proteger la especie

Alberto de Mónaco está a punto de salirse con la suya. El próximo mes en Doha (Qatar), el atún rojo quedará incluido en el anexo I de Cites, el convenio internacional que regula el comercio de especies en extinción. La Comisión Europea anunció ayer que apoyará, con condiciones, la propuesta de Mónaco para restringir drásticamente la exportación a Japón, con lo que, previsiblemente, saldrá adelante. Ésta es la primera vez que una pesquería se regula por este sistema y afectará enormemente a España, el país de la UE con más cuota pesquera, en el que unas 1.500 personas viven del atún y que exporta un 80% de sus capturas a Japón para el sushi.

El auge de este alimento en todo el mundo amenaza el atún rojo. Un ejemplar es pescado en el Mediterráneo, engordado en Tarragona hasta pesar más de 200 kilos. De allí viaja en barco hasta París, donde es enviado a Japón rodeado de hielo. En la lonja de Tokio se vende por unos 6.000 euros.

Más información

Los ecologistas llevan años intentando que la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) cerrara la pesquería. Pero los países ahí reunidos solían asignar cada año más cuota de la que recomendaban sus informes científicos. En 2008, los científicos recomendaron pescar 15.000 toneladas en el Mediterráneo, pero el ICCAT aprobó 22.000, de las que 4.000 iban para España.

Por eso los ecologistas buscaron una vía alternativa. Convencieron a Mónaco, un país sin más flota que los yates, de que presentara en Cites la inclusión del atún rojo en el anexo I, el más restrictivo. En esa lista están especies en peligro como tigres, elefantes...

El secretario general del Mar, Juan Carlos Martín Fragueiro, afirmó que España no tiene postura tomada y que esperará a ver la propuesta de la Comisión, pero quiso tranquilizar al sector: "El Parlamento Europeo ya apoyó la inclusión en Cites siempre que se tuviera en cuenta las artes tradicionales, que hubiera apoyo socioeconómico al sector y a que se modificase el reglamento europeo para permitir el comercio dentro de la UE".

Aunque la postura de la Comisión será oficial el lunes, fuentes comunitarias explicaron que habría medidas para paliar el impacto en las pesquerías tradicionales. Con la postura de la Comisión y de la Eurocámara, favorables a proteger el atún, España deberá consensuar la postura que la Unión Europea lleve a Doha. Y aunque el Gobierno no quería incluir la especie en Cites, no podrá ignorar estas opiniones. Ahora busca fórmulas que mitiguen el impacto de esta protección.

España vive la paradoja de ser de los países con más cuota y con la industria más potente de engorde en granjas en el mar. Sin embargo, sólo tiene seis barcos de cerco -con base en Tarragona- mientras que Francia tiene más de 30. Los ecologistas consideran que son los grandes cerqueros del Mediterráneo, equipados con sónar y que hasta hace unos años localizaban a los atunes con avionetas, los que han esquilmado la población.

El desánimo cundió en el sector del atún. Diego Crespo, de la Organización de Productores Pesqueros de Almadraba, que engloba a las cuatro almadrabas de Cádiz, calificó la decisión como "un suicidio": "No hay ninguna especie que haya entrado en Cites y luego haya salido. Y detrás del atún vendrán más especies".

Raúl García, de WWF, una de las organizaciones que más ha impulsado la inclusión como especie protegida, se mostró optimista: "Esto era impensable hace un año, aunque aún no está todo decidido. Japón está haciendo una campaña enorme en contra de que entre en Cites y hay muchos países que temen el precedente de que este convenio regule especies pesqueras". Los ecologistas acusan al Gobierno de ser demasiado blando en la protección de la especie, y los pescadores de haberles vendido y de haber cambiado el discurso.

EE UU aún no ha anunciado su postura y Japón se ha mostrado partidario de mantener el actual sistema de control. Hasta el secretariado del convenio Cites ha apoyado la protección de la especie. El comercio del sushi toca a su fin.

Pesca de atún en la almadraba de Barbate (Cádiz).
Pesca de atún en la almadraba de Barbate (Cádiz).GARCÍA CORDERO

España, el país más afectado

- España es el país mediterráneo con mayor cuota de pesca de atún rojo, 4.000 toneladas.

- Las almadrabas de Cádiz, la flota de cebo vivo del Cantábrico, los pesqueros de cerco de Tarragona y los palangreros del Mediterráneo emplean a unas 1.500 personas. El sector denuncia que la protección de la especie es "un suicidio".

- Un 80% de la producción española se exporta, principalmente a Japón, donde un ejemplar de atún supera los 6.000 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 18 de febrero de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50