Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El debate nuclear

La rebelión de Montilla y Barreda complica el almacén nuclear

El Gobierno se enfrenta al dilema de decidir el lugar en contra de autonomías socialistas - Castilla-La Mancha se opondrá con "todo tipo de medidas"

Ni Yebra ni Ascó. No habrá almacén nuclear en las localidades de las provincias de Guadalajara y Tarragona si la decisión depende del apoyo de los presidentes de Castilla-La Mancha, José María Barreda, y de la Generalitat catalana, José Montilla. El Gobierno de la nación, que tiene la última palabra, se enfrenta al dilema de resolver el concurso contrariando a una de las dos comunidades de mayoría socialista cerca de las elecciones catalanas y a un año de las autonómicas. La situación de callejón sin salida quedó clara en la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE.

"Estoy dispuesto a tomar todo tipo de medidas políticas, de movilización social, jurídicas y de toda índole para que el almacén nuclear no se instale en Castilla-La Mancha". Esta es la advertencia que hizo José María Barreda ante la reunión de la ejecutiva del PSOE para dejar absolutamente claro su rechazo a que el Almacén Temporal Centralizado (ATC), que debe albergar residuos de todas las nucleares, se instale en Yebra, en la provincia de Guadalajara, tal como aprobó ese consistorio, gobernado por el PP.

El PSC dice que no puede defender la instalación contra sus socios y CiU

Pajín asegura que los criterios son "el consenso y la máxima seguridad"

En la misma reunión, con un tono menos vehemente, el dirigente del PSC Miquel Iceta informó a sus compañeros de la dirección del PSOE de que los socialistas catalanes "no pueden" aceptar que el almacén se instale en Ascó, en Tarragona, porque se han quedado "solos" ante el rechazo de sus "socios", de ERC e ICV, además de que la dirección de CiU ha hecho de este asunto batalla sin tregua. Montilla, en declaraciones a Antena 3, fue más práctico. "Las centrales catalanas producen el 40% de la energía de toda España, nuestra cuota está cubierta".

Así las cosas, y a cuatro días de que termine el plazo de presentación de candidaturas por parte de los ayuntamientos de toda España, la situación para el Gobierno de España es de empantanamiento y gran dificultad, según reconocen en la ejecutiva del PSOE. La sensación de algunos destacados miembros de la ejecutiva federal es de que el Gobierno y, singularmente, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, no ha manejado adecuadamente la situación. Ha faltado "coordinación e información", según las apreciaciones que se escucharon ayer en la ejecutiva federal.

También se recalcó ayer en la ejecutiva la actitud del PP. Pero lo cierto es que la responsabilidad recae en el Gobierno a pesar de que el PP nacional está igualmente afectado por cuanto que en Yebra gobiernan los populares y la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, no dudó en desautorizar a ese regidor.

En efecto, en la reunión de la ejecutiva de ayer, la secretaria de Organización, Leire Pajín, resaltó "la incoherencia del PP", al ser un partido "a favor de la energía nuclear y su secretaria general desautorizar a su alcalde". Pajín, dentro y fuera de la ejecutiva, llamó la atención sobre la actitud de Mariano Rajoy y Cospedal. "Deben explicar dentro de su apuesta por la energía nuclear, por qué nucleares sí menos en Guadalajara; y, además, deben explicar qué van a hacer con los residuos", planteó Pajín.

Las apelaciones a las "incoherencias" del PP no alivian al Gobierno del problema de fondo ya que al ejecutivo corresponde tomar decisiones y, en breve. El día 30 termina el plazo de presentación de candidaturas y el Ejecutivo tendrá que tomar una decisión sobre si los dos aspirantes pueden seguir adelante contra el peso de los gobiernos autonómicos

Están en juego los 700 millones de euros de inversión y los seis millones al año que el consistorio elegido recibiría directamente. Precisamente este pago a cambio de albergar el almacén temporal hizo pensar al Gobierno de la nación que habría una gran demanda de ayuntamientos aspirantes y que lo difícil sería elegir. Pero no ha sido así, y en Cataluña influye además que hay elecciones el próximo otoño.

Y no hay consenso, señalaron ayer como razones, tanto Barreda como Iceta. El gobernante castellano-manchego recordó que su comunidad autónoma ya alberga dos centrales, Trillo y Zorita, además de que la comunidad afronta en solitario "un trasvase masivo de agua", aseguran que recordó Barreda. "No hay consenso comarcal ni regional", remachó Barreda. Esta mención al consenso se produjo porque el acuerdo es la base sobre la que el Gobierno asegura que ha querido trabajar en este asunto.

También el acuerdo político y social, junto con la máxima seguridad, son las razones que Pajín esgrimió para tomar la decisión. Barreda, además, apela a la proposición no de ley que se aprobó en el Congreso en 2006 en la que sí se menciona a las autonomías como un actor más en el proceso de decisión de albergar almacenes. "El Gobierno, a la vista de la propuesta formulada y en adecuada concertación con las comunidades autónomas y municipios candidatos, designará el emplazamiento", se lee en la proposición.

También Iceta se aferró a la ausencia de consenso para rechazar la candidatura de Ascó. Éste explicó en la ejecutiva que los socialistas catalanes se quedaron "solos" en el Parlamento, ya que ERC e ICV no apoyan el emplazamiento en Ascó. "Nos quedamos solos y sin consenso no lo podemos apoyar", aseguran que dijo Iceta.

El PSC da por hecho que el Ayuntamiento de Ascó votará hoy a favor de convertirse en candidato al almacén. Y, pese al cambio de opinión del partido, el único concejal socialista en el municipio podría dar el voto favorable. Con todo, no habrá represalias por parte del partido. "Forma parte de la autonomía municipal", argumentó la dirección.

Con información de Miquel Noguer (Barcelona).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 2010