Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:El debate nuclear

"¡Sois unos vendidos!"

Unas 200 personas de municipios aledaños protestan frente al Ayuntamiento de Ascó durante el pleno

No han tenido voz ni voto en la decisión, pero sus gritos desde el exterior han presidido la sala de plenos en la que el Ayuntamiento de Ascó (Tarragona) ha formalizado su candidatura para acoger el almacén de residuos nucleares (ATC). "¡Sois unos vendidos!", ha coreado la multitud en el momento en que el alcalde del municipio, Rafael Vidal (CiU), y otros seis regidores alzaban las manos a favor de la decisión. "Ya no podréis vender nada de Ascó nunca más", advertían desde la protesta, en la que han participado entidades ecologistas y vecinos de la comarca, además de una veintena de residentes en Ascó cuya tensión ha ido aumentando a medida que se acercaba la hora del pleno.

"No, no, no, Cataluña dice no", se desgañitaban los manifestantes a apenas un metro y medio de la puerta de acceso al Ayuntamiento. El contundente despliegue de los Mossos d'Esquadra ha impedido que los contrarios al ATC ajenos a la localidad accedieran al consistorio. También se han movilizado con rapidez para atajar el único rifirrafe entre partidarios y contrarios al ATC que podría haber prendido una chispa peligrosa. "ATC sí, tenemos derecho a decidir", ha gritado un grupo muy reducido de partidarios al almacén, encarándose con los que protestaban en la plaza. Los agentes les han obligado a retirarse y las reivindicaciones se han quedado en palabras. Muchas de ellas, las más gruesas, dirigidas al alcalde del municipio, etiquetado de "traidor", "pesetero" y "sinvergüenza" para arriba.

Los ánimos se han crispado después de conocer el resultado de la votación municipal. "La lucha continúa", "Esto no termina aquí", insistían los manifestantes mientras lanzaban falsos billetes de 500 euros. Los manifestantes aguardaban a que salieran los favorables al ATC que han acudido al pleno, pero se han disuelto tras comprobar que la policía les había facilitado la salida por la puerta trasera del Ayuntamiento.

"Esto es una tomadura de pelo, nadie escucha a la gente", lamentaba Joan Monguet, llegado desde Amposta y que se ha despedido de los asistentes citándose para la manifestación de protesta convocada en Barcelona. Apenas una treintena de personas ha aguardado hasta la salida del regidor independiente y ex alcalde de Ascó, Antoni Casanova, la único voz municipal que ha criticado la decisión por considerar que le quedaba grande al Ayuntamiento. "No estamos legitimados moralmente para aprobar la candidatura", ha dicho en el pleno Casanova. El regidor ha salido aplaudido y, tras él, desfilaron los últimos manifestantes, aún con ganas de protesta; rumbo a Barcelona.