Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montilla dice 'no' al cementerio nuclear en Ascó

Mas celebra que la Generalitat rompa el silencio y se posicione en contra del almacén

Tan esperado como tajante. Tras un fin de semana de silencio, el presidente de la Generalitat, José Montilla, ha dicho no a ubicar el almacén nuclear en Ascó (Tarragona). Montilla ha subrayado en una entrevista en Antena 3 que el almacén debe instalarse donde se produzca "consenso social y territorial. Esto no se da en Cataluña". Montilla ha asegurado que en Cataluña se genera casi el 50% de la energía nuclear que se produce en toda España. "Tenemos ya instalaciones, y conviene que otros territorios que son consumidores de energía pero no tienen instalaciones de este tipo la puedan tener", ha dicho Montilla, quien ha afirmado que así debe ocurrir en un modelo de Estado basado en la solidaridad "de la que a veces tanto se habla".

Una vez Montilla se ha pronunciado, su partido, el PSC también ha dado una vuelta de tuerca a su discurso. Se muestran contrarios al almacén nuclear en Cataluña por la concentración de centrales que ya hay en esta comunidad, pero al mismo tiempo rechazan emprender ningún tipo de medida contra su concejal en el Ayuntamiento de Ascó. El secretario de Organización del PSC, José Zaragoza, ha apelado, como CiU, a la "autonomía municipal" de su concejal y ha negado haberle dado ningún tipo de orden al respecto.

La localidad tarraconense ha convocado un pleno extraordinario para mañana en el que se votará si el municipio se postula como candidato a acoger el almacén. Montilla ha fijado por primera vez su posición respecto al ATC, después de que este fin de semana sus socios de Govern, ERC e ICV, le exigieran que se pronunciara claramente en contra de la ubicación del depósito nuclear en Ascó.

Por su parte, el presidente de CiU, Artur Mas, ha dicho también hoy no al cementerio nuclear de Ascó y ha recordado que su partido ya se negó en marzo de 2008 en el Parlament de Cataluña. "Aunque CiU no es contraria a la energía nuclear como concepto, creemos que no puede ser que los costos de implantación del cementerio no se repartan en el conjunto del Estado español".

Respecto a la capacidad de crear puestos de trabajo que puede el cementerio, Mas ha apuntado que "Ascó tiene que entender que no se trata de una granja de conejos, sino de residuos nucleares que van a afectar a sus tierras y a las de alrededor".

El conseller de Economía, Antoni Castells, ha apoyado, igual que Montilla, que el cementerio se ubique en otra comunidad autónoma, porque Cataluña ya aporta cuota suficiente a la energía nuclear.

El candidato de ICV-EUiA a las elecciones catalanas, Joan Herrera, ha garantizado que si mañana Ascó aprueba en el pleno su candidatura a optar a esa instalación, los departamentos de la Generalitat dirigidos por Iniciativa, que son Interior y Medio Ambiente, presentarán "alegaciones" para evitar que la candidatura prospere.

El portavoz de Ciutadans, Jordi Cañas, ha propuesto que se celebre un referéndum en Ascó para que los vecinos decidan si quieren o no la instalación. Entidades ecologistas, entre las que se encuentran Ecologistas en Acción y Greenpeace, han celebrado la oposición del Govern al cementerio nuclear, aunque consideran que Montilla se ha posicionado tarde.

La delegada de Greenpeace en Cataluña, Anna Rosa Martínez, ha lamentado que ni CiU ni PSC apuesten por una auténtica transición energética, y ha asegurado que no habrá consenso hasta que no se fije un calendario de cierre de las centrales nucleares en España. Los residuos serán una "continua fuente de conflictos" mientras haya centrales en marcha, ha añadido.

El ex director de las centrales nucleares de Vandellòs y Ascó -ambas en Tarragona-, Lluís Coll, ha defendido hoy la "absoluta seguridad" del Almacén Temporal Centralizado nuclear (ATC). "La seguridad es absoluta y debe darse toda la tranquilidad porque este seguro que no es el problema", ha afirmado Coll tras explicar que un ATC de residuos altamente radiactivos no es peligroso porque está hecho con paredes de "metro y medio de hormigón", lo que logra confinar completamente la carga de los residuos.

El Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos radiactivos guardará 7.000 toneladas de combustible de las centrales nucleares españolas y unos 1.900 metros cúbicos de residuos procedentes del desmantelamiento, una gestión que se hará en cápsulas de acero y que, según los expertos, gana en seguridad.