Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe en Haití

Haití dice que necesita una década para completar la reconstrucción

El Gobierno pide a los donantes 2.100 millones para viviendas e infraestructuras

La reconstrucción de Haití puede durar hasta una década, según las estimaciones del Gobierno de aquella nación, devastada por un terremoto el pasado día 12 y que se ha cobrado un número aún indeterminado de víctimas. Las autoridades haitianas han confirmado hasta ahora 150.000 muertos.

En una reunión de mandatarios de varios países en Montreal (Canadá), el primer ministro haitiano, Jean-Max Bellerive, pidió ayuda a la comunidad internacional "para reconstruir completamente" el país. El Gobierno haitiano adelantó que pedirá a la comunidad internacional unos 2.100 millones de euros para ello, de los que 1.400 millones se destinarían a la construcción de viviendas para las cientos de miles de personas que se han quedado sin hogar, y el resto a la recuperación de infraestructuras e instituciones gubernamentales.

"No podemos volver al 'statu quo' previo al seísmo", dice el primer ministro

Diversas organizaciones no gubernamentales, como Oxfam, solicitaron a las naciones reunidas en Montreal, entre las que se encontraban Estados Unidos, Canadá y representantes de la Unión Europea, que perdonen la deuda externa del país caribeño.

"Estamos hablando de dirigir nuestro país hacia el camino de la reconstrucción", dijo Bellerive al inicio de la conferencia. "No podemos volver al que era nuestro statu quo", añadió. Antes del terremoto, Haití era considerado el país más pobre del continente americano. Un 80% de su población vivía bajo el nivel de la pobreza y un 54%, en lo que el Gobierno estadounidense estima en sus informes al respecto como "pobreza abyecta". Cuatro tormentas tropicales habían destrozado ya una buena parte de su agricultura e infraestructuras en 2008.

La deuda externa de Haití es de 900 millones de dólares (unos 635 millones de euros), según estimaciones del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. La asociación de acreedores conocida como el Club de París, en la que están representados EE UU, España y Francia, ha anunciado que cancelará la deuda de sus miembros, algo a lo que ya se había comprometido el pasado verano. Eso deja a Haití con una deuda de 310 millones de euros con el Banco Interamericano de Desarrollo; de 200 millones con Venezuela, y de 63 millones con Taiwan, entre otros.

La secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, anunció ayer que está negociando con las demás naciones e instituciones internacionales la condonación total de la deuda haitiana y avanzó la celebración de una conferencia de donantes, que según el Gobierno canadiense se celebrará en marzo en la sede de la ONU, en Nueva York. Además, defendió la presencia de 3.700 soldados estadounidenses en Haití y de otros 9.000 en aguas del mar Caribe, en labores de apoyo humanitario. "Lo que estamos viendo es un esfuerzo internacional enormemente entregado y eficiente, que no podría tener éxito sin apoyo militar adicional", dijo Clinton previamente en una conferencia conjunta con el ministro de Exteriores italiano, Franco Frattini.

En un discurso ante los reunidos, el primer ministro canadiense, Stephen Harper, pidió a la comunidad internacional que cumpla con los compromisos alcanzados hasta la fecha: "Debemos ser responsables de las promesas que hacemos, y procurar que los demás también lo sean. Me gustaría ver aquí el comienzo de un plan que sirva de guía a la reconstrucción efectiva de Haití".

El primer ministro haitiano agradeció la oferta de ayuda, pero recordó que, a pesar de lo precario de la situación, su Gobierno estará al mando de la reconstrucción y no dejará que otras instituciones extranjeras lo asuman: "El Gobierno de Haití está trabajando en condiciones precarias, pero puede asumir el liderazgo que la ciudadanía espera de él".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 2010