Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe en Haití

Europa enviará más de 300 policías en apoyo de la ONU

La prioridad, levantar campamentos para los desplazados

La UE acordó ayer enviar no menos de 300 policías con formación paramilitar, como los guardias civiles españoles, en apoyo de la Misión de la ONU para la Estabilización de Haití (Minustah). También decidió crear en Bruselas una célula de coordinación que ponga orden y dé sentido al aluvión de contribuciones de los Veintisiete. Encarrilada la fase de ayuda de emergencia, las prioridades inmediatas pasan por crear una decena de campos que acojan a los cientos de miles de desplazados por el terremoto, y proporcionar los medios básicos que permitan decir que Haití vuelve a ser un Estado.

A la semana de la primera reunión de emergencia de los ministros comunitarios para tratar la catástrofe haitiana, los responsables de la diplomacia europea acordaron realizar la llamada "contribución colectiva" de más de 300 policías cualificados para actuar en situaciones de emergencia. Con ello se responde a una petición de la ONU para reforzar a los cascos azules y policías de la Minustah. Medios diplomáticos subrayaron el hecho de que los agentes no pertenecen a la Gendarmería Europea, un cuerpo creado por Francia, España, Italia, Portugal y Holanda al que luego se ha sumado Rumania. "Los países que envían policías coinciden con los de la Gendarmería Europea, pero no es la Gendarmería Europea la que interviene", señala una fuente.

La Unión formará a 2.000 soldados somalíes en Uganda a partir de mayo

Las cifras barajadas ayer no son definitivas. Francia enviará un centenar de gendarmes, Italia entre 120 y 140 carabineros, Holanda 60 agentes y España, una sección de la Guardia Civil al mando de un teniente (23 hombres con siete vehículos de transporte y un vehículo armado), ya a bordo del buque Castilla, que prevé llegar a Haití dentro de una semana. Portugal y Rumania contribuirán con personal en un volumen aún por determinar.

Karel de Gucht, comisario de Ayuda Humanitaria, recién llegado de Haití, anunció que "nadie muere de hambre ni de sed en Haití", pero que "es urgente" construir una decena de campos para acoger a los 250.000 haitianos desplazados de sus hogares (el Gobierno haitiano cuadruplica la cifra). También dio cuenta de cómo "el Estado, tanto en edificios como en personal de administración, ha sido decapitado". Puso un ejemplo gráfico: "Yo me he reunido con el presidente y los ministros en una comisaría. Eso es ahora el Gobierno haitiano". La Unión enviará una misión de observación para ofrecer apoyo a tal Gobierno.

Los ministros europeos abordaron, entre otros asuntos, la situación de Somalia. Dieron luz verde a una misión de formación de 2.000 militares a las órdenes del Gobierno de transición somalí. Está previsto que la instrucción comience en mayo en Uganda. La misión estará dirigida por España y en ella participarán alrededor de un centenar de instructores de distintos países.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 2010