Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

20 días en prisión, primera visita

Greenpeace denuncia el "desproporcionado" encarcelamiento de sus activistas en Dinamarca - El jefe español de la ONG recibe hoy a su familia

Greenpeace intensificó ayer su campaña de presión para pedir la liberación de los cuatro activistas que continúan en prisión preventiva en Copenhague desde la cumbre del clima, entre ellos, el director ejecutivo de la oficina española, Juan López de Uralde. A sólo dos días de la vista judicial en la que el próximo 7 de enero debe decidirse si siguen o no en la cárcel, Kumi Naidoo, director de Greenpeace Internacional, viajó hasta Madrid para reunirse con un consejero de la embajada de Dinamarca y denunciar lo que considera una respuesta desmedida a la protesta pacífica que realizaron: colarse en la cena de gala que ofrecía la reina Margarita II para los jefes de Estado en el Palacio de Christiansborg y mostrar una pancarta que decía Los políticos hablan, los líderes actúan.

Los cuatro activistas se encuentran encarcelados desde el pasado 17 de diciembre en la prisión de Vestre Faengsel sin que todavía hayan sido imputados, separados en celdas, sin comunicación con sus familiares durante todo este tiempo y sólo con acceso a la CNN y a los medios de comunicación en danés. El jefe español de Greenpace recibirá hoy su primera visita en 20 días: su mujer y su hermano.

"Esta situación me recuerda a cuando en la época del movimiento antiapartheid la policía entraba en las casas para realizar detenciones preventivas. Las detenciones preventivas son en realidad una detención sin juicio y eso vulnera los derechos humanos, en especial en este caso con una detención durante tanto tiempo", insistió ayer el surafricano Naido. "Durante los movimientos antiapartheid en Suráfrica teníamos un lema: Cargos o libertad. Es desproporcionado, sin sentido y carente de sensibilidad que durante todos estos días, especialmente siendo las fiestas navideñas, no se les haya permitido ninguna visita de sus familiares".

Además del español López de Uralde, que fue detenido en la cena de gala cuando entró vestido de etiqueta en calidad de "Jefe de Estado de Greenpeace en nombre de la Madre Tierra" (como, según ha asegurado la organización ecologista, indicaba el cartel del parabrisas de su limusina), también permanecen encarcelados la noruega Nora Christiansen, que actuó como su esposa; el suizo Christian Schmutz, que desempeñó el papel de guardaespaldas; y el holandés Joris Thijssen, responsable de Cambio Climático de Greenpeace Internacional, detenido un día después. Sólo pueden verse entre ellos unos pocos ratos en el patio de la cárcel, momentos que aprovechan para que Christiansen, la única que habla danés, les cuente lo que dicen los medios de comunicación del país.

También ha sido la ecologista noruega la única que ha podido recibir la visita de su familia y hoy martes se espera que sea López de Uralde quien vea y hable por primera vez con sus más cercanos. Todo lo que se sabe del director de Greenpeace España viene de los abogados. Éstos aseguran que se encuentra bien, aunque muy enfadado y combativo por el trato recibido.

"Dinamarca es un Estado de derecho y ahora hay que esperar el proceso legal, la cuestión es que estos activistas entraron ilegalmente en el palacio donde estaban todos los jefes de Estado", comenta a su vez Morten Hansen, el consejero de la embajada de Dinamarca en Madrid que recibió a Greenpeace.

Tres posibles delitos

La policía danesa solicitó la prisión preventiva de los cuatro activistas y la justificó por el riesgo de fuga o de destrucción de pruebas, algo que Greenpeace considera absurdo, ya que la ONG jamás ha eludido un juicio, asegura un portavoz. Mientras, los agentes investigan para acusarles de tres posibles delitos:

- Suplantación de un cargo público, con una pena de dos a tres meses de prisión.

- Falsificación de matrícula diplomática, de dos a tres meses.

- Allanamiento de morada con la agravante de que se trata de una sede de la Corona de Dinamarca y estaba la Reina. En este caso se enfrenta a una pena de hasta seis años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de enero de 2010

Fe de errores
En la sección de Sociedad de ayer se decía que Juan López de Uralde, miembro de Greenpeace encarcelado en Dinamarca, iba a recibir la visita de su madre y su hermano, cuando debía decir su esposa y su hermano.

Más información