Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

María Bayo y Lola Greco, al alimón

La soprano, premio Nacional de Música, y la bailarina, de Danza

Con un canto a las capacidades de la cultura para superar la crisis recibió ayer María Bayo la concesión del Premio Nacional de Música de Interpretación. "Es una herramienta por la que hay que apostar y un gran refugio contra el malestar general. Hay que hacer una apuesta para revalorizar la cultura en todas sus expresiones".

El reparto de galardones nacionales se completó con los concedidos a la bailarina Lola Greco, a la compañía Mal Pelo y al compositor Josep Soler en las modalidades de interpretación, creación de danza y composición musical respectivamente. Los cuatro los concede el Ministerio de Cultura y están dotados con 30.000 euros para cada galardonado.

Soler, autor de 16 óperas, se mostró tras conocer la noticia menos optimista que Bayo y sí más preocupado por ciertas lecturas que hacen los directores de escena de las obras. "No autorizaría ni dejaría que alguien hiciera una barbaridad con una obra mía como tampoco debería hacerse con Wagner, Strauss o Mozart y, por desgracia, las hacen". "El público está harto, pero no dice nada por miedo a no estar en la onda", añadió Soler, que tampoco dejó pasar la oportunidad para recordar que en el Liceo de Barcelona, que estrenó una de sus óperas en 1986, le dijeron hace poco que su música era "demasiado seria".

Escuchadas estas opiniones, la justificación del jurado pareció adecuada; del compositor se había destacado "su coherencia y honestidad al margen de modas y corrientes, manifestada en su creación continua, que en los últimos años ha producido varios títulos relevantes, así como ediciones y grabaciones discográficas de su obra".

Por su parte, la "continua e incansable actividad interpretativa", así como la defensa del repertorio español y concretamente del género lírico fueron las razones que adujeron desde el Ministerio de Cultura para premiar a la intérprete María Bayo.

Entre tanto galardón y agradecimiento, Greco, que comenzó a bailar a los 14 años, explicó que cada día poder subirse a un escenario "es el verdadero premio". Y eso que lleva muchas noches haciéndolo. Greco creó su propia compañía en 1999 con la que realiza varias giras internacionales.

Desde entonces ha colaborado también como bailarina invitada y coreógrafa en diferentes compañías de danza de España. Ya desvinculada del Ballet Nacional, en 2002 montó con su hermano José Greco el espectáculo Latido, que estuvo durante un mes en cartel en El Corral de la Morería de Madrid.

La compañía de danza Mal Pelo nació a comienzos de 1989 y desde entonces han estrenado obras como Quarere en Kalpstuk, Sur, perros del sur, Canción para los pájaros en Outdoors, Dol, Canción de Bernabé, Bach, Atlas, o He visto caballos. Este año, con motivo de su 20º aniversario, la compañía estrenó Donde nadan los caballos, resultado de un largo y minucioso trabajo sobre los temas que han inspirado las creaciones de Mal Pelo en los últimos años.

Los premios han sido fallados por los jurados que ha presidido Félix Palomero, director del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (INAEM), organismo a través del cual se otorgan estos galardones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de diciembre de 2009