Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un premio que consolida un sueño

Rafael Rojas recibe en México el primer galardón Isabel Polanco de Ensayo - 'Las repúblicas de aire' analiza la independencia de Hispanoamérica

Dijo al principio que su hermana Isabel no le hubiese permitido emocionarse "más de lo necesario". Pero Ignacio Polanco, el presidente de la Fundación Santillana, lo tuvo difícil. Porque hasta las coincidencias se confabularon ayer en Guadalajara para recordar a Isabel Polanco, la consejera delegada de Santillana fallecida en marzo de 2008. Delante de dos de sus hijas y de su marido, Alfonso López Casas, el presidente de la Fundación Santillana entregó el primer Premio Isabel Polanco de Ensayo al historiador cubano Rafael Rojas por su obra Las repúblicas de aire. Utopía y desencanto en la revolución de Hispanoamérica (Taurus).

"Mi hermana", dijo Ignacio Polanco, "creó el Premio Alfaguara. El primer presidente de aquel primer jurado fue Carlos Fuentes, que hoy también está aquí como presidente de este jurado. Pero, además, el primer Premio Alfaguara lo ganó un cubano, Eliseo Alberto (ex aequo con el nicaragüense Sergio Ramírez). Y ahora es otro cubano el que gana el primer Premio Isabel Polanco. Las coincidencias a veces lanzan mensajes estimulantes, y sin duda éste lo es. Celebremos la consolidación internacional, iberoamericana, de una idea que fue de Isabel: poner el grupo que yo presido ahora al servicio de la comunidad intelectual de América y de España".

El acto de entrega se celebró en la Feria del Libro de Guadalajara

El texto se centra en ocho letrados y políticos republicanos

Pero aún había más coincidencias, todas ellas vinculadas con los libros y con los sentimientos de una familia dedicada a ellos. El premio fue entregado en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL). Dijo el presidente de la Fundación Santillana: "Todos sabemos, y en esta FIL se sabe muy bien, porque aquí fue galardonado por su trayectoria como editor, que Jesús Polanco, nuestro padre, estaría hoy verdaderamente orgulloso de que subrayemos aquí esa pasión por América que alentó toda su obra como empresario".

En su discurso de agradecimiento por el premio concedido, Rafael Rojas recordó que su libro, Las repúblicas de aire, se centra en ocho letrados y políticos republicanos de Hispanoamérica. Analiza sus vidas entre los años 1810 a 1830, el momento de las guerras separatistas. "Como toda revolución", explicó Rojas, "la hispanoamericana de independencia no escapó a la paradoja de haber sido realizada por sujetos del antiguo régimen. Los pueblos y las élites, el clero secular y regular, los ayuntamientos y las audiencias, la oficialidad y la soldadesca de ambos ejércitos, los peninsulares y las castas, los criollos y los indios que se involucraron en aquella gesta eran la mejor prueba de la diversidad estamental y corporativa del mundo virreinal. A diferencia de los padres fundadores de Estados Unidos, los líderes de la independencia hispanoamericana pensaron que había que destruir totalmente aquel pasado y edificar un futuro de repúblicas armoniosas y perfectas (...). En sus tristes días finales, narrados magistralmente por Gabriel García Márquez y Álvaro Mutis, Bolívar comprendió que aquellas repúblicas imaginadas estaban hechas de aire: el aire de las nobles ideas y de las cartas magnas convertidas en fetiches".

El historiador Rafael Rojas aún tuvo tiempo de preguntarse por el futuro: "Si para América Latina, el XIX fue el siglo de la república y el XX de la revolución, ¿será el XXI el siglo de la democracia? No lo sabemos, pero si lo es, deberíamos tratar de no repetir el error de nuestros antepasados, pensando en la democracia como un sistema milagroso y autorreferente que, por sí solo, traerá equidad y desarrollo a nuestras naciones". Apenas un rato antes, el poeta José Emilio Pacheco había dicho también en la FIL: "No suelo hablar de política porque no quiero encender odios, pero la situación de México ahora es extremadamente parecida a la de España en julio de 1936...".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de noviembre de 2009