2.700 científicos reclaman más atención para la I+D

Denuncian la precariedad de los investigadores

Además de los varios manifiestos que notables científicos españoles han lanzado en las últimas semanas en protesta por el recorte de la I+D reflejado en los Presupuestos que ha elaborado el Gobierno para 2010, se están movilizando también centenares de científicos no tan famosos. Muchos de ellos son jóvenes que no han conquistado aún el renombre de los grandes investigadores más veteranos pero que, seguramente, son más vulnerables a las dificultades de financiación que se avecinan si no se repara el daño hecho en los presupuestos. Un total de 2.703 firmas de 104 instituciones nacionales e internacionales se han sumado en pocos días a una iniciativa espontánea, Manifiesto por el avance de la investigación. El documento y las firmas se han enviado a los presidentes de ambas cámaras del Parlamento.

El manifiesto ha sido enviado a los presidentes de Congreso y Senado

El manifiesto recuerda que la investigación en España, "pese a los recientes esfuerzos gubernamentales, es más precaria de lo que debería", y pide "más atención por parte del Gobierno". "Le reclamamos, como mínimo, equidad presupuestaria".

La iniciativa del manifiesto, que han firmado también numerosos jefes de laboratorio, partió, a título individual, de un puñado de jóvenes científicos y ha crecido al margen de asociaciones de cualquier tipo. Las adhesiones son de origen variado, pero destacan, por ejemplo, 168 firmas del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBM), 60 del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo, 142 del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), 65 del Instituto Cajal y 25 del Centro de Supercomputación de Barcelona; desde la Universidad de Nueva York se han adherido nueve investigadores y siete desde la de Yale, también en Estados Unidos.

"Todo el dinero invertido en investigación no sólo revierte en la ciudadanía en forma de mejoras sociales, sino también económicas", recuerda el documento. Citan algunos ejemplos: desde Internet hasta las comunicaciones móviles, pasando por los descubrimientos médicos y las terapias, los procesos industriales automatizados y las nuevas técnicas de cultivo.

Tras expresar la necesidad de la I+D+i para avanzar hacia una economía basada en el conocimiento, los 2.703 firmantes afirman: "Somos conscientes de que en una coyuntura de crisis internacional no es sostenible pedir grandes aumentos en la financiación, pero tememos que los actuales recortes comprometan el futuro de la economía española que, a medio plazo, va a necesitar de sectores de futuro para salir definitivamente de este bache y poder obtener así respeto y proyección internacional en el nuevo mundo de la investigación y desarrollo".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS