Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:HUGO CHÁVEZ | Presidente de Venezuela

"Así como ha crecido nuestra economía, crece nuestra capacidad de defensa"

El mandatario bolivariano se entrevistó ayer en Madrid con el Rey y el presidente Zapatero. Procedía de Moscú, donde cerró nuevos acuerdos para la compra de armas. Chávez insiste en la naturaleza defensiva de su plan de rearme

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se entrevistó este viernes con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en el palacio de la Moncloa y después en La Zarzuela con el Rey. Durante el encuentro con su homólogo español, Chávez, de 55 años, conoció lo que él mismo calificó como una "noticia bomba": el hallazgo en Venezuela de grandes reservas de gas, que explotarán la compañía petrolera venezolana PDVSA, la española Repsol y la italiana ENI. Se trata del mayor descubrimiento de gas de la historia de Repsol. En la planta tercera de la librería madrileña en la que se celebró esta entrevista, se encontraba también el presidente de la compañía española, Antonio Brufau, con quien Chávez conversó después, de camino hacia el aeropuerto.

"Las FARC no son terroristas. Hay que reconocerlos como insurgentes"

"Tenemos una posición geográfica envidiable para las potencias"

El presidente venezolano llegó a Madrid procedente de Moscú, donde consiguió un crédito para comprar armas. Desde 2005, Venezuela ha hecho adquisiciones de armamento ruso por más de 2.760 millones de euros.

Pregunta. ¿Cuál es el objeto de esa carrera armamentística?

Respuesta. Ojalá se haga realidad el reino aquel anunciado por Cristo; lo que dice la Biblia: 'Algún día el hierro de las espadas se convertirá en hierro de los arados'. Ojalá, inshalá. Pero mientras tanto hay una realidad objetiva: cada país tiene derecho, como España lo tiene, a tener una Marina para defender sus mares, una aviación militar para defender y garantizar la soberanía del territorio español, un Ejército. Venezuela tiene la reserva de petróleo más grande del mundo. Y las reservas de gas van a apuntar a ser la quinta más grande del mundo. Y es un país con una ubicación geográfica envidiable para las potencias mundiales, sobre todo Estados Unidos. Entonces tenemos derecho. Nadie puede pedirnos a nosotros que botemos [tiremos] los tanques franceses que compró Venezuela a Francia hace cuarenta años. Estados Unidos es eso lo que quería. No nos venden repuestos de los aviones Hércules. Hoy se lo dije al presidente Zapatero: 'Ojalá que ahora que cambió el Gobierno de Estados Unidos permita que España nos venda unos aviones CASA, que no son cazabombarderos, son aviones de transporte. No permitió Bush que España nos vendiera esos aviones. Entonces hemos hecho con Rusia, con Francia y con España también, convenios militares. Con Brasil, también. Para garantizar la soberanía del país. Estamos haciendo uso de un derecho. Hay algunos que exageran y dicen que Chávez tiene un proyecto expansionista, guerrerista... todo lo contrario. El expansionista y guerrerista es Estados Unidos. Como incrementamos la economía, incrementamos la defensa. No hacemos planes contra nadie, son planes de defensa.

P. ¿Ustedes no consideran a los miembros de las FARC terroristas?

R. Tampoco Brasil, ni Chile, ni Argentina, ni Perú, ni Ecuador. Nadie. En el continente americano, sólo Estados Unidos y Colombia. Cuando nosotros llegamos al Gobierno, el canciller que yo asigné, José Vicente Rangel, me dijo que en el edificio de la cancillería saludó a un señor bajito que le dijo que era colombiano. '¿Y usted quién es?' 'Tengo una oficina aquí'. El comandante Ariel, ése era su nombre. ¡Las FARC tenían oficina en la cancillería venezolana! Eso no lo sabe casi nadie. ¿Por qué? Porque las FARC tenían una red de relaciones diplomáticas. Pero llegó Bush y los puso en una lista de terroristas. Yo mismo estoy en esa lista de Bush. Espero que no en la de Obama. Las FARC no son terroristas, es una fuerza insurgente. Y hay que reconocerla como tal para poder hacer la paz, porque con los terroristas no se puede dialogar.

P. Más de diez años después de que usted accediera al Gobierno, ¿es Venezuela un país más libre? En la actual situación, uno de los principales líderes de la oposición se encuentra auto exiliado...

R. Dime nombres.

P. Manuel Rosales.

R. ¿Tú sabes que está huyendo de la justicia? Pues tienes que decir la verdad. No es que está autoexiliado. Cuidado con las palabras, te lo sugiero. Manuel Rosales tiene auto de detención y se fugó. No está autoexiliado porque lo persigue el Gobierno. Tiene vivienda en La Florida, no sé cuantos millones dólares, propiedades y cuentas, que no quiso ir a un tribunal para explicar de dónde las sacó, sino que optó por huir del país.

P. Un amigo de usted, Raúl Isaía Baduel, se encuentra ahora en prisión...

R. ¿Tú sabes por qué? A mí me duele eso, porque somos viejos compañeros. Comenzamos a fundar las primeras células bolivarianas en el Ejército cuando éramos casi unos niños. Raúl, después, era un comandante del movimiento. Pocos días antes de la rebelión [el golpe de Estado de 1992 contra el presidente Carlos Andrés Pérez] me dijo que él no iba a la rebelión. Me golpeó muy duro, pero yo lo acepté. Entonces le dije que pasara a la reserva. Después, apenas gané las elecciones de 1998 mandé a llamarlo. Era coronel. Se convirtió en mi secretario privado durante dos o tres años. Lo ascendí a general. Fueron muchos años juntos. Llegó el golpe y me llamó. Me dijo, Papa, (así nos llamábamos) ¿qué hago? Le dije: 'resiste, no sé qué va a ser de mí, pero resiste'. Y él, quizás con una deuda vieja de la rebelión aquella me dijo por teléfono: 'Papa, esta vez no estoy en reserva'. Y se puso al frente junto con otros oficiales y mucho pueblo.

P. Él ha denunciado una persecución injusta...

R. Lo ascendí a general en jefe. Ese día lloró. Y lo nombré ministro de Defensa. Empezaron informaciones raras. De repente compró un hato, una casa, mucho dinero... Un día lo llamé: me han dicho que compraste una casa, ganado... ¿qué estás haciendo? Y él me dijo: no, no, me atacan por atacarte a ti. Él entregó el mando y salió por la puerta grande. Pero las investigaciones empezaron. Si yo hubiese frenado esas investigaciones estaría avalando un posible hecho irregular. Hay un faltante de unos 15 millones de dólares que no aparecen. Pero sí aparecen vehículos de lujo, haciendas... Raúl, en vez de acudir al tribunal que lo juzgaba, se negó diciendo que eso era una persecución política. Ahhhh... Ahí se desmoronó Raúl. Podría haber sido un gran líder de esta revolución. Ahora está preso. Pero que yo lo persigo... Jamás. La ley es la ley.

P. Con motivo de los 10 años de Gobierno de Chávez, la ONG Human Right Watch elaboró un informe en el que se afirma que se había producido una merma de las libertades y que los jueces se habían convertido en títeres del Gobierno. Esta ONG ha hecho informes muy duros tanto contra Venezuela como contra el Gobierno del colombiano Álvaro Uribe. La diferencia es que cuando fueron a presentar el suyo a Caracas, la policía sacó del país al director de esta ONG.

R. Yo creo que tú tienes poca información. Y estás cayendo en un error. Estás haciendo elaboraciones fundamentadas en mentiras. Creo que eres víctima. Porque no creo que tú seas indecente. Estás hablando del señor [José María] Vivanco, ¿verdad? Yo te invito a que veas el vídeo de lo que Vivanco dijo allá. Y por qué en una estricta aplicación de la ley venezolana el Gobierno lo invitó [a salir del país], él no quiso y entonces fue obligado a abandonar el país. Yo quisiera ver si aquí llega alguien que no tenga inmunidad jurídica internacional. Imagínate que empieza a decir cosas en contra del Gobierno de España y contra el Rey y contra el presidente... Estoy seguro de que el Gobierno de España le va a invitar a que se retire de aquí. ¿Yo voy a ir a tu casa a sentarme en la sala de tu casa a insultarte a ti, a tu mujer, a tus hijos...? Me tienes que echar de la sala de tu casa. Que vayan allá a prestarse a un show en alianza con la oposición interna, porque eso fue lo que ocurrió, y a irrespetar la dignidad de un país... eso no lo puede aceptar nadie.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de septiembre de 2009