Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez: "Brufau, ¿qué vamos a hacer con tanto gas?

A los pocos minutos de comenzar la entrevista con EL PAÍS, que se desarrolló de pie durante una hora en la planta tercera de la Casa del Libro, Chávez se trasladó a otro punto de la sala desde donde los escoltas y las cámaras de los medios venezolanos que le acompañaban pudieran desempeñar su trabajo. En ese momento topó con el presidente de Repsol, Antonio Brufau.

Hugo Chávez. Brufau... ¿qué vamos a hacer con tanto gas?

Antonio Brufau. Alguna utilidad le encontraremos.

H. Ch. Estoy atendiendo a la prensa, pero hablamos de aquí al aeropuerto. Yo manejo el vehículo [ambos se fueron luego juntos en un coche conducido por Chávez]. La noticia me la han pasado cuando yo estaba hablando con Zapatero. ¡Una buena noticia! Ahí aspiramos..., dime tú que sabes mucho más que yo de eso... ¿Cuánto aspirábamos a conseguir ahí?

A. B. Aspirábamos a cuatro TCF [Trillions of Cubics Feets], que son del orden de seiscientos millones de barriles. Y yo creo que en este momento podríamos estar entre siete y ocho.

H. Ch. Casi el doble, ¿no? Ahora, ese doble ¿en qué área geográfica?

A. B. En 33 kilómetros cuadrados, básicamente. Y más de 240 metros de grosor de gas.

H. Ch. ¡240 metros de grosor!

Ante la pregunta de cuándo se podrá comenzar la explotación, Chávez lo pregunta a su vez al presidente de Repsol:

A. B. Hay que hacer mucho trabajo todavía, pero en dos o tres años ya podríamos tener las cosas mucho más claras. Pero es un yacimiento que da para mucho, podría dar incluso para un proyecto de GNL.

H. Ch. ¿De...?

A. B. De gas natural licuado.

H. Ch. Imagínate tú, para traerlo aquí a España...

Ante la pregunta de si hay riesgo de nacionalizar, tanto Chávez como el presidente de Repsol contestan que no habrá riesgo ninguno.

A. B. Nosotros estamos muy cómodos y siempre con muy buena relación con el Gobierno, con PDVSA y con el ministro.

H. Ch. E incluso fíjate que por allá tenemos un negocio que ha salido bien, pero que ya a las empresas españolas no le es suficiente. Es Termobarranca, una termoeléctrica que empezamos hace cinco años. Ahora ellos decidieron venderla al Estado venezolano.

A. B. Y el Estado venezolano también entendió que necesitaba comprar el gas que estaba en Termobarrancas. Que era Barrancas. Con lo cual, es un proyecto que hemos hecho de común acuerdo.

H. Ch. ¿Te das cuenta? No somos tan diablos, ¿eh?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de septiembre de 2009