Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recreo por turnos y pupitres más separados contra la nueva gripe

La guía de los colegios de Madrid prevé bajas para profesoras embarazadas

La nueva gripe cambia la vuelta al cole. En los centros de infantil y primaria se prevé una rápida expansión del virus. Para evitarlo (o frenarlo), los niños saldrán de forma escalonada al recreo y tendrán turnos en el comedor. Sus pupitres estarán separados un metro. No está previsto el cierre de centros, pero no se descarta si se dispara el número de contagios. Son algunas de las instrucciones que Madrid ha empezado a dar a los directores de escuelas infantiles, colegios e institutos siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Sanidad para centros escolares.

El regreso a las aulas se escalona entre esta semana y la que viene en las comunidades autónomas. Todas tendrán que estar atentas a la nueva gripe. Los informes del Servicio Madrileño de Salud, a los que ha tenido acceso EL PAÍS, recomiendan a los profesores fórmulas didácticas (canciones, juegos, concursos...) para que los niños interioricen que deben lavarse continuamente las manos. Tendrán que hacerlo después de jugar o tocar juguetes comunes y antes y después de cada comida y del cambio de pañales (tanto los niños como los maestros).

Cada centro tendrá una clase para aislar con un adulto al niño infectado

Los escolares deben aprender también cómo toser y estornudar. Y, en este caso, algunas recomendaciones les van a encantar. Según la guía, por ejemplo, es preferible que usen las mangas de las camisetas para toser si no encuentran pañuelo. Cualquier cosa antes que taparse la boca con la mano.

Una mala noticia para los más pequeños. Es mejor no tener peluches en las aulas "a no ser que se extreme su limpieza". Si los lavan, deben evitar sacudirlos. Los maestros del primer ciclo de infantil (0-3 años) deberán estar especialmente pendientes porque sus alumnos aún no son capaces de comunicar los síntomas. Sus cunas, como los pupitres, deberán estar separadas al menos un metro.

Los centros habilitarán un aula para cuando detecten algún síntoma sospechoso. Allí aislarán al alumno con un adulto hasta que su familia lo recoja.

Los padres deberán avisar al colegio si se confirma que su hijo tiene el virus. En casos leves, el niño se quedará en casa al menos 24 horas. El manual recuerda que la mortalidad infantil por gripe H1N1 "es prácticamente nula". Si se contagian varios niños de una misma clase, el director del centro avisará a las familias para que vigilen los síntomas en sus hijos.

Cuando el posible infectado sea un adulto, le mandarán directamente a casa. Las profesoras y trabajadoras embarazadas podrán pedir la baja o cambiar de puesto de trabajo en caso de riesgo.

Hay que tener cuidado con el material escolar. No deben compartir instrumentos de viento, lápices, rotuladores o cualquier utensilio que puedan llevarse a la boca. La recomendación se extiende para la hora de comer. Tampoco pueden pasar de un niño a otro los vasos, cubiertos o servilletas. El material desechable está a la orden del día. Los colegios y los autobuses escolares deberán tener pañuelos y servilletas de un sólo uso. Y tirarlos en cubos de basura con tapa y bolsa de plástico.

Una de las recomendaciones principales es extremar la limpieza e higiene en todos los centros. Sobre todo en las aulas compartidas (informática, audiovisuales, laboratorios), los aseos, las mesas, los pomos de las puertas, el material escolar o los interruptores. Se recomienda retirar las alfombras del suelo y aspirarlo en lugar de barrer. Los maestros deberán abrir las ventanas antes de empezar y al finalizar las clases.

Madrid repartirá folletos para los centros y para las familias al inicio oficial del curso, previsto en la región el 14 de septiembre para primaria y el 16 para secundaria.

Otras advertencias

- Los alumnos no deben compartir rotuladores, instrumentos de viento ni nada que se pueda llevar a la boca .

- Evitar peluches y alfombras en las clases de los más pequeños.

- Usar pañuelos y servilletas desechables.

- Los escolares aprenderán con canciones o juegos cómo lavarse las manos.

- Los profesores vigilarán para identificar los primeros síntomas.

- Se pide más atención a los docentes de infantil, ya que sus alumnos no hablan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de septiembre de 2009

Más información