Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:literatura

Frente común para evitar la digitalización de Google

Microsoft, Amazon y Yahoo!, contra el proyecto del buscador

Lo que empezó siendo una aventura pionera y emocionante en 2004 se está transformando en una pesadilla de proporciones monumentales para Google. Cada vez parece más difícil que el acuerdo pendiente de aprobación judicial, al que la empresa llegó el pasado octubre con autores y editores para digitalizar todos los libros del planeta y vender a través de Google Books millones de ejemplares descatalogados, llegue a buen término. Hace dos meses el Departamento de Justicia anunció la apertura de una investigación anti monopolio contra Google y, según The New York Times, una coalición llamada Open Book Alliance, que incluye a tres de los principales enemigos del gigante digital -Yahoo!, Microsoft y Amazon-, va a solicitar directamente al Departamento de Justicia que impida el acuerdo por ser "anticompetitivo".

Además, hace dos días, el escritor y abogado Scott E. Gant solicitó ante el juzgado de Nueva York encargado de revisar el acuerdo que éste sea rechazado. "Es una negociación comercial y no debería ser decidida por un juez, sino negociarse por las vias comerciales habituales. Google y sus socios están forzando el acuerdo, de forma que millones de autores, cuyos derechos de autor aún están vigentes, no se enterarán de que esto está ocurriendo", explica en los 47 folios que ha presentado ante el juez. Los autores tienen la opción de acogerse a los términos del acuerdo, o rechazarlo y negociar con Google de forma individual.

En octubre de 2008, Google anunció que el Sindicato de Autores y la Asociación de Editores Estadounidenses habían aceptado la creación de un registro que controlaría todo lo que se ofreciera a través de Google Books. Pero el supuesto altruismo del proyecto -acceso a millones de libros descatalogados, compartir libros fuera de circulación, una nueva plataforma de venta para autores y editores- empieza a ser visto como una amenaza para todos en el negocio editorial.

Por un lado están quienes, como Amazon, pueden ver sustancialmente reducidos sus ingresos por la venta de e-books, puesto que el acuerdo le entrega a Google la llave para comercializar en exclusiva millones de libros descatalogados. Microsoft, compañía también inmersa en la catalogación de libros, se ha sumado al frente contra Google Books.

Además de algunos autores a título personal, no se descarta que tomen medidas contra Google la American Society of Journalist and Authors y la Asociación de Escritores de Ciencia-Ficción y Fantasia (SFWA), que no participan en ninguna de las acciones legales.

Google se defiende alegando que están invirtiendo 125 millones de dólares (87,2 millones de euros) en crear un registro mundial de autores y en anunciar por todo el planeta la creación de dicho archivo para que todo autor sepa que su libro va a llegar a Google Books. La decisión está en manos del juzgado, que anuniciará su decisión el 7 de octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de agosto de 2009