Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Hoy es muy difícil enseñar"

Una profesora de Bilbao escribe un libro en defensa de la disciplina en la educación - "La asignatura de Ciudadanía debería empezar en casa"

María Méndez (Gijón, 1951) lleva ejerciendo 35 años como profesora, una labor de la que sigue "enamorada como el primer día". Pero lo que ve en las aulas del instituto en el que trabaja en Bilbao -un centro con fama de conflictivo cuyo nombre ella pide que no sea mencionado, para no hacer más grande el estigma- le preocupa y mucho: "Hoy es muy difícil hacerse con una clase y enseñar. La calidad de la educación está cayendo". Esta profesora de matemáticas y lengua decidió tomar cartas en el asunto y escribió Atrévete a educar (Ediciones Beta), un libro que, sin ninguna promoción, ha logrado colocar su primera edición en la mayoría de librerías de Euskadi.

Este ensayo -no es el primero que escribe Méndez, quien ya estuvo nominada a los premios Emakunde de 2006 con uno sobre violencia de género- es una crítica abierta a la forma en la que muchos padres, cree ella, educan a sus hijos: "No les ponen límites y les están convirtiendo en pequeños tiranos". Méndez critica también que "las sucesivas reformas educativas han ido quitado autoridad a los profesores en favor de los progenitores", pero opina que los padres no han tomado el testigo.

"Las reformas han quitado autoridad a los profesores, y los padres no han tomado el testigo"

"Hay chicos que no han oído un 'no' hasta que han llegado a la escuela"

Y, por otro lado, muchos padres tampoco reconocen la autoridad que les queda a los docentes: "Cuando a mí me castigaban en el colegio, llegaba a mi casa y mi madre me ponía otro castigo. Hoy, cuando castigo a alumnos, tengo a padres recriminándomelo enseguida. Y muchas veces delante de sus hijos".

Atrévete a educar está basado en la experiencia de Méndez como profesora y como madre de dos hijos -ya veinteañeros-, pero se apoya en abundantes citas de psicólogos como Bernabé Tierno o Roger Goult, del defensor del menor Javier Urra o del juez de Granada Emilio Calatayud, quien se hizo célebre por sus sentencias ejemplares a menores. "Me centro en aspectos de la educación sobre los que aún no hay mucha literatura, como las adicciones no tóxicas: el móvil, los videojuegos...", añade. Habla de reglas, pero, sobre todo, de dedicar tiempo y de escuchar.

Méndez se defiende de quien tacha de antiguo su discurso y critica a los padres que identifican modernidad con libertad absoluta. Quiere una educación "ni tan férrea como la de esos padres de antes que no atendían a razones, ni tan laxa como ahora". Defiende la existencia de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, pero echa de menos que "empiece en casa".

"Tanta permisividad en el hogar ha hecho que haya chicos que no oigan un 'no' hasta que llegan a la escuela, y cuando se les dice por primera vez, se rebelan. Pueden llegar a la violencia física, pero lo más normal es una actitud de disrupción total de la clase". Méndez tira de hemeroteca para apoyar lo que dice haber visto con sus propios ojos: "De 2007 a 2009 se ha incrementado en un 17% el maltrato de hijos a padres".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de julio de 2009