Vizcaya será subsede de la Fuente de Neutrones aportando 180 millones

España negocia con Suecia crear un centro científico asociado en Zamudio

Tras la decepción de no haber sido elegida para albergar la Fuente Europea de Neutrones (ESS), la candidatura española espera ver compensada su derrota ante la ciudad sueca de Lund con una subsede. El Ministerio de Ciencia e Innovación intentará cerrar hoy un acuerdo con su homólogo escandinavo para que Vizcaya aloje un centro científico desde el que los investigadores españoles aportarán componentes a la gran infraestructura científica y realizarán experimentos. El secretario de Innovación, Juan Tomás Hernani, presentará hoy en Estocolmo el compromiso de aportar 150 millones en tres años, sumados a los 30 ya presupuestados este año, a un proyecto que costará unos 1.300 millones de euros a costear entre los países miembro sin fondos comunitarios. El Gobierno español trata de paliar con este acuerdo el desencanto que ha provocado la decisión europea a favor de Suecia, en la que el PNV ha encontrado un nuevo argumento para proyectar su agresiva política de oposición a ambos ejecutivos socialistas.

"Nadie se enfada por un segundo premio", dice Isabel Celaá
El Gobierno vasco defiende la bondad de la fórmula de colaboración

Más información

Los gobiernos español y vasco presentan el pacto, gestado el pasado fin de semana con el ministerio sueco, como una apuesta por formalizar "una candidatura conjunta" que defina una única infraestructura con dos sedes. Eso se traduce en que España reconoce, sin esperar a una decisión oficial en el Consejo Europeo del próximo 18 de junio, a la candidatura sueca como la elegida para albergar la sede principal del proyecto, con la Fuente de Neutrones y las instalaciones científicas asociadas. Como compensación, Suecia reservaría a Bilbao un centro científico a modo de subsede, que estaría operativo antes de que en 2011 arranquen las obras en Lund.

El Gobierno vasco insistió ayer en una rueda de prensa que el acuerdo no debe ser interpretado como "un premio de consolación ni de reintegro", en palabras de la consejera de Educación, Isabel Celaá, quien defendió que el esquema de cooperación que negociará el ministerio es más beneficioso que una competición en el que las partes "ganaban o perdían". "Nadie se enfada por un segundo premio", zanjó.

El titular de Industria, Bernabé Unda, adelantó que en el futuro centro situado en el Parque Tecnológico de Zamudio se diseñarían y fabricarían componentes para los aceleradores. Unos 90 investigadores trabajarían en un laboratorio de pruebas conectado on-line con la sede central, abundó. Además, el centro prestaría servicios en el área de física de partículas a otros organismos, como las fuentes estadounidense y francesa.

Durante el último año, España ha apostado por aprovechar el tiempo de espera a una decisión que nadie sabía a ciencia cierta cuándo llegaría, proponiendo una actualización de la tecnología de la Fuente, colaborando con otros centros de espalación y celebrando el pasado marzo un congreso que reunió a un centenar de expertos en neutrones. Con esos gestos, la candidatura ESS-Bilbao ha tratado de demostrar su dinamismo y capacidad de innovar, como baza para superar a la candidatura sueca, avalada por la gran tradición científica del país escandinavo. Al mismo tiempo, el ministerio que dirige Cristina Garmendia intentó atar apoyos entre los diferentes países europeos, priorizando los de Francia, Alemania y Gran Bretaña. Sin embargo, los dos primeros, junto con otros siete países, se inclinaron finalmente a favor de Suecia durante una cena informal de ministros celebrada el pasado jueves, en la que sólo Portugal apoyó a España.

El PNV pide a la ministra explicaciones y se declara "engañado"

El PNV ha marcado la nota discordante del clima de cautela que predominaba ayer entre los agentes implicados en la candidatura española. Pese a la implicación en el proyecto del Gobierno de Ibarretxe y de la Diputación vizcaína, quienes colaboraron sin fisuras con el Ejecutivo central por atraer la instalación europea, el PNV ha encontrado en el fracaso de ESS-Bilbao un argumento más en la política de marcaje a Zapatero y al Gobierno vasco que mantiene desde que quedó fuera de Ajuria Enea.

Los nacionalistas han cargado las tintas contra la ministra Cristina Garmendia, a quien pedirán explicaciones en el Congreso sobre "qué gestiones o ausencia de ellas ha realizado" y "qué es lo que ha pasado para que decaiga Bilbao como sede, aun siendo la candidatura favorita de la comunidad científica internacional, según palabras del propio ministerio". El PNV llega a acusar en una nota a la ministra de ocultar la decisión europea y considera "una falta de respeto" del Gobierno español el que los grupos políticos se hayan enterado de ella por la prensa.

En la misma línea, el diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, se declaró "enfadado, profundamente decepcionado y engañado", y anunció que trasladará su malestar al lehendakari en la reunión que mantendrán mañana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 03 de junio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50