Las cofradías de Sevilla renuncian a exhibir signos contra el aborto

La Semana Santa es una "celebración integradora", recuerda el Ayuntamiento

La oposición contra el aborto no será visible finalmente durante la Semana Santa sevillana, seguramente la más famosa y turística del mundo. No habrá lazos blancos entre los cofrades, algo que no se ha descartado aún en Córdoba, para manifestar el rechazo a la nueva ley contra la interrupción del embarazo que prepara el Gobierno socialista. Los dirigentes de unas 120 hermandades de la capital andaluza, reunidos en asamblea extraordinaria, mostraron su "firme" oposición al aborto, pero la opción de lucir el distintivo blanco en los pasos ni siquiera se planteó.

La portavoz municipal del Ayuntamiento hispalense, Maribel Montaño, aplaudió ayer esta decisión, una postura, dijo, "inteligente". "Si alguna característica esencial tiene la Semana Santa de Sevilla es que se trata de una celebración integradora y no excluyente". Es, añadió, un patrimonio "común" de todos los sevillanos "y así debe seguir siendo". Montaño considera que así lo ha entendido también el Consejo de Hermandades y Cofradías.

Más información
La federación de cofradías de Granada no propondrá el uso de signos contra el aborto
Sáenz de Santamaría no irá a la manifestación contra el aborto

Efectivamente, la devoción por esta semana no distingue en Sevilla ideologías y muchos de los que participan activamente en ella son favorables al aborto en los términos en que se ha planteado. Es, como ocurre en el resto de las capitales andaluzas, una manifestación cultural y popular.

Pero el alineamiento de las hermandades con la cúpula de la Iglesia en este asunto en los últimos días ha sido motivo de discusión entre los cofrades sevillanos. La postura de impregnar las procesiones del rechazo al aborto la han acordado los hermanos mayores, una aplastante mayoría de hombres, y no se ha consultado a los miembros de cada hermandad a través de los denominados cabildos.

La opinión de la asamblea de cofradías sobre el aborto no es la de Francisco, un joven sevillano miembro de la hermandad de la Hiniesta desde hace 15 años. Él sí está de acuerdo con que las mujeres tengan la posibilidad de abortar, aunque no cree que deba ser libre totalmente. Respecto a la polémica, este cofrade considera que ha "trascendido más al ámbito de la política".

Así que, finalmente, la oposición a la nueva ley del aborto quedará de puertas adentro. El consejo General de Hermandades y Cofradías, limitará su rechazo a campañas informativas y charlas de expertos que comenzarán el 22 de abril, cuando ya haya concluido la Semana Santa. Adolfo Arenas, presidente del Consejo, también anunció que antes de las procesiones cada agrupación realizará una oración "en defensa de la vida". A las cofradías se les ha acusado de entrar en política por su posicionamiento ante una reforma que están abordando los partidos en el Parlamento. Arenas descartó ayer esta acusación: "Defender la vida no es entrar en el ámbito político".

El rechazo al aborto se ha ido extendiendo por el resto de cofradías andaluzas y también entre algunas castellanas, como las de Valladolid, Toledo o Palencia. Pero utilizar los pasos para exteriorizar esta postura es más peliagudo. En Valladolid se ha dado libertad a cada hermandad para hacer lo que estime oportuno.

Y en Zamora el presidente de la Junta de Cofradías, Pedro Julián Hernández, sostuvo ayer que la iniciativa de los lazos blancos contra el aborto le parece "un tanto absurda". En declaraciones a la agencia Efe, Hernández también dejó libertad de actuación, pero aseguró que esos son "problemas ajenos a la Semana Santa".

Sobre la firma

Manuel Planelles

Periodista especializado en información sobre cambio climático, medio ambiente y energía. Ha cubierto las negociaciones climáticas más importantes de los últimos años. Antes trabajó en la redacción de Andalucía de EL PAÍS y ejerció como corresponsal en Córdoba. Ha colaborado en otros medios como la Cadena Ser y 20 minutos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS