Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña pierde 21 millones por el veto presupuestario de Esquerra

La Entesa consiguió aprobar 23 enmiendas de inversiones en el Senado

Cataluña va a perder casi 21 milones de euros en inversiones por culpa del veto de Esquerra Republicana (ERC) a los presupuestos generales del Estado para 2009, aprobado el martes en el Senado con el apoyo del Partido Popular, Convergència i Unió e Iniciativa per Catalunya. Se da la circunstancia de que la mayoría de estas inversiones correspondían a enmiendas presentadas en su mayoría por los propios republicanos durante su tramitación en la ponencia de presupuestos de la Cámara alta.

Tras el veto, las cuentas del Estado para el próximo año vuelven al Congreso tal como se aprobaron, por lo que todas las incorporaciones realizadas en el Senado quedan sin efecto. La Cámara baja podrá levantar el veto siempre y cuando se consiga el voto de la mayoría absoluta de los diputados, lo que el PSOE tiene garantizado gracias al PNV y BNG. Pero los 21 millones ya estarán perdidos.

La Entesa Catalana de Progrés -que agrupa a las formaciones del tripartito catalán- vio sus enmiendas aprobadas en la ponencia del Senado. De las 23 que presentaron, sólo cinco correspondían al Partit dels Socialistes. El resto eran de Esquerra Republicana salvo una de Iniciativa per Catalunya. La mayoría de las enmiendas eran inversiones destinadas a Cataluña (20.895.600 euros), y otras a las Islas Baleares, Navarra y el País Vasco. También había otras más genéricas pero territorializables, como dos millones de euros para un fondo destinado a mujeres maltratadas y determinados beneficios fiscales para el sector del automóvil.

Entre las inversiones más cuantiosas que se han volatilizado figuran dos de 2,5 millones de euros cada una. La primera es una subvención destinada a equipamientos cívicos de Cataluña y la segunda para impulsar la Administración electrónica en Cataluña, que compete, casualmente, al Departamento de Gobernación en manos de Esquerra Republicana, la autora de la enmienda. Hay otras dos de dos millones de euros, una para la rehabilitación del hospital modernista de Sant Pau de Barcelona y otra para ampliar las vías verdes de la provincia de Girona, es decir, la conversión en caminos turísticos de antiguas líneas de tren de Renfe.

En el campo científico se han perdido nada menos que 5,17 millones de euros. Dos de ellos iban destinados a la investigación de energías renovables para un centro ya existente en Tarragona y otro que había de crearse en Barcelona. También han decaído 1,5 millones de euros para el Instituto de Investigación Químico de la Universidad Rovira i Virgili, otro millón para el Centro Tecnológico de Comunicaciones, 371.000 euros para el desarrollo de la sociedad de la información y 300.00 destinados a un centro de nuevas tecnologías en la comarca leridana de Les Garrigues.

El resto de las inversiones iban destinadas a proyectos de rehabilitación del Ministerio de Cultura. Las más destacadas eran un millón de euros para la restauración de las murallas romanas de Tarragona y otro millón para la antigua fábrica Trepat de Tàrrega. El Museo del Corcho de Palafrugell se queda sin medio millón, y Gandesa, sin la misma cantidad para la rehabilitación de su poblado ibérico.

Las enmiendas presentadas por CiU que fueron rechazadas son básicamente las mismas que se presentaron en el Congreso y se dividen en tres bloques, informa Carlos Vacas. Los dos principales se refieren a la inversión y el desarrollo de las infraestructuras catalanas y a la Ley de la Dependencia. Los convergentes reclamaron sin éxito al Gobierno central que pusiese fin a la que consideran una deuda histórica por el bajo nivel de inversión estatal en Cataluña y que incrementase la dotación de la dependencia. El tercer bloque se refería al desarrollo de la financiación autonómica, contenido en la disposición adicional tercera del Estatuto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de diciembre de 2008