Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las nuevas medidas de Zapatero dejan aún más obsoletos los Presupuestos

El PSOE comunica a ERC que no puede asumir sus enmiendas en el Senado

Si los Presupuestos del Estado para 2009 ya habían quedado desfasados por los vertiginosos acontecimientos económicos en todo el mundo, lo estarán aún más por la decisión del Gobierno de no incluir en ellos las nuevas medidas y por el más que probable veto en el Senado.

"Hay vida política y económica más allá de los Presupuestos". Esta sentencia del mullidor de las cuentas del Estado para 2009, Francisco Fernández Marugán, portavoz de Presupuestos del Grupo Socialista, es la respuesta implícita a la negativa que esta semana expresará el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a modificar los Presupuestos tal como le exigen casi todos los grupos parlamentarios.

Las medidas que el Gobierno se vea obligado a tomar en los próximos meses para hacer frente a la profunda crisis económica, y ya camino de la recesión, se articularán fuera de los Presupuestos, a través de los instrumentos clásicos: deuda y déficit. Entre estas medidas estarán las líneas aprobadas el pasado 15 de noviembre en la cumbre del G-20 en Washington. Ahora bien, el Gobierno y el Grupo Socialista mantienen a ultranza la defensa de los Presupuestos y a pesar de los desfases enfatizan en que los mismos contienen inversiones en infraestructuras de gran calado, además de apartados fundamentales para hacer frente a las políticas sociales y al incremento de las pensiones. Pero se necesitarán más medidas y más dinero,

Créditos extraordinarios

Zapatero adelantó el sábado que habrá inversiones en infraestructuras, en rehabilitación de ciudades y ayudas al sector del automóvil, y las concretará el jueves en el Congreso. Los grupos de la oposición, incluso los que apoyaron los Presupuestos en el Congreso, ven con desconfianza este propósito porque les deja casi al margen de las decisiones del Gobierno. Es decir, las inversiones se fijarán por decretos y créditos extraordinarios, que requieren convalidación pero a posteriori, y no en partidas presupuestarias discutidas en las Cámaras. Los socios del Gobierno no podrán negociar esas inversiones para sus comunidades.

Precisamente, los grupos de la oposición interpelarán esta misma semana al presidente para que explique cómo va a "implementar" las medidas de esa reunión mundial, y si aprovechará su inclusión para cambiar los Presupuestos a su paso por el Senado. Esta petición no lo hará sólo el PP sino también el PNV, uno de los grupos, que junto al BNG, hicieron posible que los Presupuestos fueran aprobados en el Congreso. Su portavoz parlamentario, Josu Erkoreka, hará esa pregunta el miércoles a Zapatero. También le preguntarán por las medidas inmediatas, pero tendrán que esperar al día siguiente para que el presidente informe al Congreso del nuevo paquete de propuestas para parar la destrucción de empleo.

Como adelanto, el diputado del PNV Pedro Azpiazu ya le advirtió el pasado jueves a Solbes en la Comisión de Economía del Congreso: "El Presupuesto del año 2009, que aún no está aprobado, ya está obsoleto como instrumento de política económica. Va a llegar a ese déficit del 3%, pero no incluye los compromisos adoptados en la Cumbre de Washington. Nacerá con el apoyo del PNV, pero con hándicaps y deficiencias importantes para hacer frente a esta situación en la que nos encontramos". El diputado del PNV incluyó varias preguntas directas sobre las nuevas medidas: "¿Esta inversión pública va a ser extrapresupuestaria o se va a incorporar en el Senado a los Presupuestos? ¿Se va a contar con los partidos y con las Cortes o, por el contrario, se van a adoptar medidas a través de reales decretos legislativos en los que muy poco tenemos que decir a priori?".

No obstante, los grupos ya pueden renunciar a dar la vuelta a los Presupuestos a través de enmiendas. El Gobierno ha estudiado las enmiendas de ERC, planteadas como condición para no presentar un veto a los Presupuestos, y ayer los portavoces del PSOE, José Antonio Alonso y Carmela Silva, comunicaron al portavoz de ERC, Joan Ridao, la imposibilidad absoluta de aceptarlas. Le dijeron que no pueden añadir ni un euro a la partida de Dependencia, tal y como solicita ERC y, en el resto, pueden negociar sólo algunas enmiendas, pero de cuantía mínima. Ridao tendrá que responder hoy tras la reunión de la ejecutiva de su partido. El margen para la negociación que queda en el Senado no llega ni a la cuarta parte de los 112 millones de euros que se añadieron en la última fase de negociación en el Congreso.

El calendario

- Presentación de vetos. Hoy, a las seis de la tarde, acaba el plazo de presentación de enmiendas, incluidos los vetos. Ya lo han decidido PP, CiU e ICV y hoy lo estudiará la dirección de ERC. El jueves se verán en la Comisión del Senado y se remitirán al Pleno.

- Pleno del Senado. El día 10 se vota el veto en el Pleno y, si se suma ERC, saldrá adelante. En caso contrario iniciaría su tramitación.

- Pleno del Congreso. El pleno de la tercera semana de diciembre tendría que levantar el veto con mayoría absoluta. El PSOE lo tiene asegurado con PNV y BNG.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de noviembre de 2008

Más información