Crisis financiera mundial | La respuesta europea

Solbes cree que los bancos españoles no precisan un plan de capitalización

"La idea de avalar créditos entre entidades merece ser estudiada", dice el ministro

El vicepresidente Pedro Solbes insistió ayer en Washington en que los bancos y cajas españoles son "solventes" y en que "no tienen necesidad de recapitalización". Fuentes del sector ratifican este diagnóstico al asegurar que la banca española no necesita "ni de lejos" un plan de capitalización. "El problema de las entidades españolas es distinto, es un problema de mismatching: tienen activos a largo plazo y se financian con pasivos a corto plazo". Y eso es precisamente lo que está fallando en el mercado interbancario global: el dinero que se prestan entre sí las entidades a muy corto plazo sin necesidad de presentar garantías es ahora tan caro y escaso que se ha anulado el mercado.

El modelo español se aleja del británico, que incluye la compra de acciones

Más información

Solbes defiende que su plan ataca la raíz del problema español sin poner en riesgo el dinero de los contribuyentes: "Compramos hipotecas de alta calidad, que tienen un rendimiento mensual elevado, y le damos todo el dinero de una vez a las entidades para que así tengan la financiación que necesitan". La intervención del Gobierno se basa en la presunción de que las entidades españolas fueron mucho más estrictas que las estadounidenses al evaluar la capacidad de pago de los clientes que se hipotecaron. Se aleja así de España el modelo adoptado por Reino Unido, y que seguirán otros países, de rescatar a los bancos por la vía de que el Estado compre directamente participaciones.

"Prestamos un dinero que nos van a devolver con intereses y gastos de gestión", aseguró Solbes, que recalcó: "el Gobierno interviene para reparar un fallo de mercado, pero debe sustituirlo en el menor tiempo posible". El vicepresidente explicó que apoya la compra de acciones como la forma más rápida de recapitalizar los bancos, pero también que "España no necesita hacerlo". Sí calificó de "ingeniosa" la decisión británica de avalar los créditos entre entidades para reactivar el interbancario. "Es una medida que merece ser estudiada", afirmó.

El Gobierno cree que el sistema financiero español no necesita ampliar el plan aprobado el pasado viernes. Éste se basa en la creación de un fondo para comprar "activos de calidad" de las entidades financieras y la ampliación de las garantías de los depósitos hasta 100.000 euros por cliente y entidad. El fondo, de 30.000 a 50.000 millones de euros, irá con cargo al Tesoro. El Ejecutivo puede ampliar estas medidas si lo considera preciso. La cantidad de 50.000 millones corresponde a los créditos a los que la banca tendrá que hacer frente en el último trimestre de este año y el primero del siguiente. El Gobierno no cree necesario que el fondo abarque los vencimientos de los trimestres siguientes.

Así lo comunicó ayer el presidente José Luis Rodríguez Zapatero al resto de responsables europeos que acudieron a París. Acompañó a Zapatero el secretario de Estado de Economía, David Vegara, ante la ausencia del ministro del ramo, Pedro Solbes, que estaba en Washington.

El presidente español, según fuentes oficiales, muestra una fuerte preocupación por la falta de coordinación mostrada en la Unión Europea. Esta descoordinación es precisamente lo que motivó la reunión de ayer convocada por Nicolas Sarkozy tras su encuentro con Zapatero. El Gobierno está dispuesto a aprobar medidas conjuntas para la banca, aunque no sea necesario aplicarlas de momento en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 12 de octubre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50