Las cuentas del Estado para 2009 | La política territorial

Los municipios se alzan contra las cuentas

Los fondos para ayuntamientos y comunidades sufren la caída de ingresos entre las protestas de los alcaldes - La inversión estatal por regiones se estabiliza

Un baño de realismo. Eso encontraron ayer los responsables de comunidades autónomas y ayuntamientos cuando se pusieron a estudiar el proyecto de Presupuestos 2009 entregado por el ministro Pedro Solbes en el Congreso. El mensaje es claro: no es momento para pedir más dinero. Las comunidades, que llevan meses exigiendo más financiación, verán que no sólo tienen menos recursos procedentes del sistema, sino que las inversiones estatales se congelan el año próximo. Lo mismo ocurre con el fondo para los municipios, que incluso se rebaja más de lo que ya anunció el Gobierno a los alcaldes hace sólo dos meses. La explicación es sencilla, alega una portavoz del Ministerio de Economía y Hacienda: la crisis hace prever que la recaudación de los impuestos caerá considerablemente en 2009. "Y la previsión baja para todos".

Madrid protesta por la caída de las inversiones en la Comunidad
El presupuesto ha tenido que ajustarse a las normas de cinco estatutos

Más información

Los 8.000 municipios de España lanzaron ayer un SOS al Gobierno: un documento con sus "exigencias mínimas" -más dinero, más capacidad para endeudarse, permiso para modificar impuestos municipales, nuevos fondos de compensación- para que en 2009 no se recorte la financiación a ciudades y pueblos, que ya consideran insuficiente. Pero a la misma hora en que la ejecutiva de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), reunida en Valladolid, aprobaba su documento, Solbes presentaba en Madrid un proyecto de Presupuestos que ya es una respuesta: no hay dinero para atender esas exigencias.

Según el ministerio, el fondo para ayuntamientos y diputaciones provinciales subirá en 2009 un 2%: de 16.101 millones de euros a 16.410 millones. Hace sólo dos meses el ministerio aseguraba que subiría un 6,3%. "Las previsiones han cambiado, se está recaudando menos de lo previsto y es normal que todo el mundo vea recortados sus ingresos", explica ahora una portavoz de Economía. Pero esa subida del 2% sólo resulta si de la cantidad de este año se restan los 445 millones que el Gobierno anunció que pagaría como anticipo del próximo. Además, si no se computa el dinero que se debe a las ciudades de la recaudación de años anteriores, el fondo estatal nuevo (las "entregas a cuenta") baja un 2,2% (unos 340 millones menos), según cálculos de técnicos municipales.

Antes de conocer las cifras contenidas en los Presupuestos, la Federación de Municipios, presidida por el socialista Pedro Castro, había hecho público por la mañana su documento de mínimos para 2009. Son éstos:

-Que las transferencias a los ayuntamientos se equiparen a las de las comunidades autónomas. Esto es, que se pague con la "entrega a cuenta" el 98% de lo que se prevé recaudar en el año (no el 95% como se hace ahora). Eso supondría unos 380 millones más a repartir entre todos los municipios en 2009.

-Que se autorice a los ayuntamientos a incurrir en déficit y a endeudarse en la misma medida que a la Administración central y a la autonómica, y no menos.

-Que se cree un "fondo de nivelación" estatal de entre 70 y 80 millones para las ciudades más pequeñas (hasta 75.000 habitantes) porque son las más agobiadas por la crisis.

-Que se permita a los ayuntamientos modificar el impuesto de plusvalía para poder cobrarlo en función del valor real de las casas o terrenos vendidos, no del valor catastral (que suele ser mucho menor).

-Que se garantice el cobro en 2009 de una partida discrecional: el "anticipo" de la liquidación de años anteriores.

Además de exigir, la FEMP aprobó una serie de medidas de autocontención y austeridad durante la crisis (recomendaciones que no obligan a los ayuntamientos): congelación salarial para alcaldes, concejales y cargos de confianza; y congelación del presupuesto municipal salvo en ciertas partidas imprescindibles como el suministro eléctrico. Los responsables de la Federación de Municipios retomarán la negociación con el ministerio la semana próxima, y en esa mesa bilateral defenderán sus reivindicaciones ante lo que tildan de "asfixia económica".

El mismo término emplean varias comunidades autónomas para referirse al estado de sus cuentas. Y el proyecto de Presupuestos para el año que viene añade más presión a los Gobiernos autonómicos, pendientes de pactar un nuevo modelo de financiación que actualice sus crecientes necesidades de gasto. Pese a que la cuantía total de las transferencias a las comunidades crece un 2,2% -48.300 millones de euros-, las transferencias que resultan de la aplicación de los sistemas de financiación vigentes disminuyen un 2,6% (37.480 millones).

El Fondo de Suficiencia (FS), que cubre la diferencia entre las necesidades de financiación de cada comunidad autónoma y los recursos tributarios que se le atribuyen en el año base (1999), disminuye un 3,2%, debido a la caída prevista en la recaudación de los impuestos indirectos. El FS se calcula en función de los ingresos tributarios del Estado (IRPF, IVA e impuestos especiales).

Solbes descartó la creación de un nuevo fondo para compensar el retroceso de los fondos estructurales procedentes de Bruselas, una posibilidad que apuntó hace ahora justo un año. "Tiene más sentido reforzar el Fondo de Compensación Interterritorial", dijo, un fondo que apenas se ha utilizado desde la puesta en marcha del modelo autonómico. El FCI -un instrumento de desarrollo regional destinado a corregir desequilibrios interterritoriales y a hacer efectivo el principio de solidaridad- apenas crecerá el 1,2% este año, hasta los 1.333 millones de euros. Pero en los próximos años "puede jugar un papel parecido al de los fondos europeos y como tal aparecerá en la reforma del sistema de financiación", afirmó.

La inversión regionalizable del Estado también sufre un estancamiento: sólo crece un 0,2%, hasta los 24.800 millones de euros. Con todo, el ministro Solbes parece haber vuelto a cuadrar el sudoku de las inversiones para dar cumplimento a los estatutos de varias comunidades autónomas.

Los Presupuestos consagran a Andalucía y a Cataluña como las comunidades que más inversión regionalizable van a recibir del Estado el año que viene. En términos absolutos es cierto: la primera recibirá 4.410 millones de euros, un 1,3% más que el ejercicio anterior; y Cataluña, 3.772 millones, un 1,2% más.

La gran beneficiada es Castilla y León, que con un crecimiento de casi el 11% alcanza a la Comunidad de Madrid, una de las autonomías perjudicadas -con una disminución de las inversiones del Estado del 4,7%, hasta los 2.464 millones de euros-. El consejero de Hacienda madrileño, Antonio Beteta, lo considera un "nuevo atropello del Gobierno socialista". "Madrid recibe casi el 50% menos que Cataluña y Andalucía, algo especialmente grave si tenemos en cuenta que los madrileños son los que más impuestos pagan", dijo.

Pero hay muchas maneras de analizar las cuentas. Si se tiene en cuenta la población las cosas cambian, salvo para Castilla y León. Tras la ciudad autónoma de Ceuta, la comunidad gobernada por el PP es la que más inversión per cápita recibe del Estado: 980 euros, casi el doble que la media nacional, que es de 544 euros. Andalucía va pareja, mientras que en Cataluña, Comunidad Valenciana y Comunidad de Madrid la inversión por habitante es inferior.

Los presupuestos destinan 12.860 millones de euros a inversiones en las comunidades de Cataluña, Andalucía, Castilla y León, Aragón y Baleares para dar cumplimiento a las disposiciones fijadas en sus respectivos estatutos de autonomía, con lo que, en algunos casos, la cifra de inversión es superior al reparto anterior. ¿Por qué? La inversión regionalizable sólo tiene en cuenta las inversiones directas del Estado; la de los estatutos también incluye las transferencias de capital y partidas extrapresupuestarias.

Así, Cataluña recibirá finalmente 4.626, en inversiones. Representa el 18,72% (el peso actual de la economía catalana en el conjunto de la española) de toda la inversión que el Ejecutivo de Zapatero destinará a infraestructuras. Baleares recibirá 34 millones adicionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 30 de septiembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50