Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tensión entre Washington y Buenos Aires

La maleta que enfrenta a EE UU y Argentina

Un escándalo de tráfico de dinero de Chávez para la presidenta Fernández arruina la relación con Washington

Las relaciones entre EE UU y Argentina están en un punto crítico y muy desgastadas por un supuesto caso de financiación irregular de la campaña de la presidenta Cristina Fernández, que, por si fuera poco, involucra también al presidente Hugo Chávez, el enemigo declarado de Washington en Suramérica. El caso se está juzgando en un tribunal en Miami y algunos de los imputados han declarado que Chávez envió 800.000 dólares (555.000 euros) para la campaña de Kirchner.

Venezuela insiste en que es un "caso preparado" por la Casa Blanca

EE UU defiende la independencia del juez de Miami que investiga el caso

El proceso ha irritado tanto al Gobierno argentino que la presidenta exigió al Congreso de Buenos Aires que condenara a EE UU por poner en marcha una "operación basura" para desprestigiarla. Desde que se produjo esta declaración, a principios de año, todo fue a peor entre la Casa Blanca y la Rosada.

El detonante del peor conflicto diplomático en décadas entre ambos países fue una maleta. Era el 4 de agosto de 2007. Faltaban menos de tres meses para las elecciones presidenciales de Argentina, en las que triunfó Cristina Fernández de Kirchner. Un avión alquilado por la petrolera estatal Energía Argentina SA (Enarsa) y procedente de Venezuela aterrizaba en Buenos Aires. Uno de sus pasajeros, un empresario venezolano que también tiene nacionalidad estadounidense, intentó introducir una maleta con unos 800.000 dólares sin declararlos en la aduana argentina. Pero lo pillaron.

En el vuelo venían el hijo del gerente de Petróleos de Venezuela (PDVSA) para las Américas, Daniel Uzcátegui; el encargado informal de los negocios con Venezuela, el argentino Claudio Uberti -hombre de confianza del ministro de Planificación kirchnerista, Julio de Vido-, y el empresario de doble nacionalidad Guido Alejandro Antonini Wilson.

Una joven policía, que meses después acabó en la portada de Playboy catapultada por la popularidad del asunto, pasó por el escáner los equipajes y observó algo raro en el de Antonini. El empresario le respondió que llevaba "libros y papelitos", pero la agente abrió la maleta y vio dinero. Había 790.550 dólares en efectivo. Antonini no fue detenido pese al intento de contrabando de dinero y, según testigos del caso, visitó ese mismo día la sede del Gobierno. El dinero quedó en manos de las autoridades argentinas pero Antonini salió del país y se refugió en su casa de Florida.

Cuatro días después del hallazgo del maletín, Chávez declaró que el caso había sido "preparado", y más tarde sus ministros hablaron de "conspiración", pero el entonces presidente argentino, Néstor Kirchner, reaccionó en plena campaña electoral diciendo que iba a combatir la corrupción y echó a Uberti por aceptar la petición de Daniel Uzcátegui de subir a Antonini al avión. Por presión de Kirchner, también renunció Diego Uzcátegui, padre de Daniel, de su puesto en PDVSA.

En diciembre, el caso del maletín se puso al rojo vivo cuando el FBI detuvo en Miami a tres empresarios venezolanos (Moisés Maionica, Franklin Durán y Carlos Kauffmann) y un uruguayo (Rodolfo Wanseele) acusados de actuar en territorio estadounidense como agentes encubiertos del Gobierno venezolano con la misión de silenciar a Antonini. El fiscal norteamericano Thomas Mulvihill difundió grabaciones del FBI de conversaciones entre los detenidos y Antonini que aseguraban que el dinero era para la campaña de Cristina Fernández. La revelación supuso un duro golpe en los primeros días de Gobierno de la presidenta Fernández, que arremetió contra Washington y advirtió de que no se dejaría presionar.

Entre enero y abril, tres de los detenidos en Miami (Maionica, Kauffmann y Wanseele) se declararon culpables y a principios de mes comenzó el juicio contra el otro supuesto espía detenido, Durán. Como testigo, Maionica declaró hace unas semanas que los Gobiernos de Argentina y Venezuela "habían acordado que el caso se cerrara para evitar que Antonini pudiera conversar sobre el verdadero destino del dinero decomisado". Desde Caracas, el presidente Chávez tachó de "traidor" a Maionica.

El FBI también difundió una grabación en la que Antonini dice que el maletín no era suyo, sino del ex funcionario argentino Uberti y en la que se escucha a Durán amenazarlo: "Si no gana [las elecciones] Cristina [porque se difunde el destino del dinero], te van a pegar duro".

En Argentina, el jefe de Gabinete de Fernández, Sergio Massa, contraatacó hace 10 días diciendo que Antonini era un "delincuente" y reclamó a EE UU su extradición. El Ministerio de Exteriores argentino emitió un comunicado acusando de operaciones "políticas" a la justicia norteamericana y al FBI. El secretario de Estado de EE UU para Latinoamérica, Tom Shannon, reaccionó de inmediato contra Argentina y defendió "la independencia judicial".

Mañana está previsto que declare Antonini en Miami. Este momento clave del juicio coincidirá con la visita de la presidenta Fernández a Nueva York con motivo de la Asamblea General de la ONU. La diplomacia bonaerense trabaja a contrarreloj para evitarle un disgusto a la presidenta, pero será difícil.

Las fechas cruciales del 'valijagate'

- Agosto de 2007.

Un hombre con nacionalidad venezolana y estadounidense, Guido Antonini, es detenido en un aeropuerto de Buenos Aires al intentar introducir ilegalmente 800.000 dólares. Presuntamente, el dinero había sido enviado por el Gobierno venezolano para financiar la campaña electoral de la presidenta argentina, Cristina Fernández. Antonini queda libre y se refugia en Miami.

- Diciembre de 2007.

Tres venezolanos y un uruguayo son detenidos en Florida acusados de ser agentes del Gobierno de Caracas. Presuntamente, estos hombres fueron enviados para impedir que Antonini involucrara a los Ejecutivos venezolano y argentino en el escándalo. Guido Antonini ya había decidido colaborar con la justicia estadounidense y graba sus conversaciones con estas personas. El 19 de diciembre, el Congreso argentino, controlado por el kirchnerismo, aprueba una resolución de "repudio al agravio provocado a la nación y a su presidenta" por Estados Unidos.

- Enero-abril de 2008.

Tres de los implicados, los venezolanos Moisés Maionica y Carlos Kaufmann y el uruguayo Rodolfo Wanselee, se declaran culpables de los cargos que le imputa la fiscalía estadounidense. El cuarto, Franklin Durán, decide afrontar el juicio.

- Septiembre de 2008.

Comienza el juicio en Florida. Maionica declara que los Gobiernos de Argentina y Venezuela habían pactado cómo cerrar el aso con la mayor discreción. Chávez acusa a Maionica de "traidor". El siguiente paso es la declaración de Antonini, prevista para este martes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de septiembre de 2008

Más información