Descubierta en As Burgas la primera piscina termal romana

El termalismo romano del siglo I va tomando el casco histórico orensano al mismo tiempo que la ciudad inicia el termalismo del futuro. Mientras el Ayuntamiento daba ayer luz verde al proyecto de ejecución, por importe de 230.000 euros, de una piscina al aire libre de uso público en la Burga de arriba, los arqueólogos que excavan en las traseras de As Burgas mostraban el hallazgo de la primera piscina monumental de agua caliente utilizada por los romanos como balneario con fines terapéuticos.

Fue construida en el siglo I y muestra, como los restos recuperados en los meses anteriores, la continuidad del culto al agua "desde antes de los romanos y hasta la actualidad" en sus diversas formas.

La piscina romana, de proporciones mayores que las encontradas en Lugo, según el arqueólogo coordinador de las excavaciones, Celso Rodríguez Cao, estaba cubierta por estratos que indican el abandono del uso balneario y la construcción de un nuevo edificio, en el siglo II, que aprovechó el agua de As Burgas para caldear toda la estancia, al tiempo que contaba con un baño termal medicinal. Algunos ladrillos de la gran piscina presentan forma en onda, sin precedentes en otros hallazgos romanos en Ourense, por lo que han sido enviados a Roma para estudiar su origen.

La piscina termal del siglo XXI, cuya ejecución se inicia ahora, supone el comienzo del proyecto diseñado por el arquitecto César Portela. La tenencia de alcaldía del Ayuntamiento cumple así los plazos, ajena al conflicto que mantiene con la empresa Xardín das Burgas, propietaria de los terrenos en los que habría de instalarse el hotel balneario.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS