Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:Textos y documentos

El modelo está en las antípodas

El reparto interregional de fondos, en manos independientes

Los procesos de reforma en materia de financiación autonómica siempre llevan aparejados la elaboración de documentos de parte. En ellos, cada comunidad autónoma y el propio Ministerio de Economía y Hacienda defienden sus intereses y suelen ofrecer perspectivas unilaterales del asunto. Sin embargo, estos documentos no son los únicos que aparecen. Los sucesivos libros blancos e informes canalizados a través del Instituto de Estudios Fiscales, así como los trabajos de corte más académico, vienen a ofrecer análisis, en general, menos preocupados por la ganancia o pérdida de tal o cual gobierno y más comprometidos con la arquitectura global y los principios del sistema. El presente libro, elaborado por los reputados investigadores Ángel de la Fuente y María Gundín, se sitúa en ese segundo grupo de trabajos.

LA FINANCIACIÓN REGIONAL EN ESPAÑA Y EN CUATRO PAÍSES FEDERALES

Ángel de la Fuente y María Gundín

Fundación Caixa Galicia (CIEF), 2008 ISBN 978-84-96982-19-2

Como bien destaca en el prólogo del texto el director general de Caixa Galicia, José Luis Méndez, los autores son capaces de mantener un nivel de exigencia asequible para el lector no especializado. Y ello a pesar de que se hacen confluir hasta cuatro vectores de análisis complementarios: el de la experiencia comparada, el del funcionamiento del actual modelo español, el de las reformas estatutarias aprobadas y el análisis normativo sobre el futuro que debe seguir el modelo.

El análisis positivo que se desgrana a lo largo de la obra tiene su culminación en una serie de propuestas para la reforma del sistema actual.

En conjunto, el enfoque por el que se decantan los autores es el de retocar las piezas del sistema actual que funcionan defectuosamente, sin por ello poner en peligro sus activos; en particular, su fuerte compromiso con la nivelación interterritorial plena y la elevada autonomía por el lado del gasto.

No obstante, las piezas a revisar acaban siendo muy numerosas. Entre otras, la autonomía tributaria, la transparencia del sistema, la estimación de las necesidades de gasto, la estimación de las capacidades fiscales, la suficiencia dinámica, el reparto de ingresos entre niveles de gobierno y la actualización anual del sistema.

En todos los casos se acaban proponiendo y cuantificando, cuando es posible, soluciones concretas. En conjunto, las propuestas se sitúan en un terreno ortodoxo y en línea con sugerencias planteadas también por otros expertos.

Entre otras, dar capacidad normativa al conjunto de comunidades autónomas para modificar tipos impositivos en impuestos especiales e impuesto sobre el valor añadido (IVA) de forma colegiada, revisar anualmente las transferencias de nivelación, simplificar y objetivar las estimaciones de las necesidades de gasto, e incorporar a las comunidades forales al sistema de nivelación para evitar agravios comparativos.

No obstante, los autores abogan también por soluciones que pueden ser más polémicas. En particular, su rechazo a que la nivelación se limite a una parte de los servicios autonómicos, o su negativa a una fragmentación de la administración tributaria.

En este caso, y tras poner en cuestión la experiencia alemana al respecto de la descentralización y la gestión tributaria, mentada en ocasiones como modelo a seguir en España, De la Fuente y Gundín se decantan por una administración tributaria consorciada entre la Agencia Tributaria estatal y todas las comunidades autónomas, para la gestión y recaudación de todos los tributos estatales y autonómicos.

El libro concluye con una sugerencia particularmente afortunada: la creación en España de una comisión independiente, creíble y respetada por las partes, que a semejanza de lo que ocurre en Australia realizase los cálculos necesarios para aplicar la fórmula de reparto de los fondos de nivelación interterritorial.

Una comisión que, en mi opinión y la de otros técnicos, bien podría ampliar su cometido y vincularse orgánicamente al Senado como un primer paso de la transformación del mismo en una verdadera cámara de representación territorial.

En definitiva, un libro de lectura obligada para todos los que nos ocupamos de una u otra manera de las finanzas autonómicas; y recomendable para los no expertos que quieran contar con una perspectiva amplia e informada sobre la problemática actual de la financiación autonómica y sus posibles reformas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de julio de 2008