Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Endesa y REE deberán pagar 21 millones por el gran apagón

Multa récord de la Generalitat un año después del incidente

A dos semanas para que se cumpla el primer aniversario del gran apagón que el verano pasado dejó sin luz a más de 323.000 personas en Barcelona, el Gobierno catalán ha decidido una multa récord para las dos eléctricas implicadas en el incidente, Fecsa-Endesa y Red Eléctrica Española (REE). Las acusa de haber cometido una "infracción muy grave" casi a partes iguales, a tenor del reparto de las sanciones. En total, les pide que aflojen 21 millones de euros.

Ambas empresas no deberán pagar exactamente lo mismo. A Fecsa-Endesa, responsable de la red de distribución, le toca una sanción de 10 millones de euros. A REE, responsable del transporte de la electricidad, le corresponden 11 millones. Fuentes empresariales calificaron de "política" una decisión que supone la mayor multa jamás impuesta. El límite legal hubiera podido llegar a 30 millones.

Hasta ahora, el récord correspondía a la sanción de seis millones de euros propuesta tras el apagón del invierno de 2001, aún bajo el Gobierno de CiU. Sin embargo, después de que Fecsa-Endesa recurriera, la cuantía quedó rebajada en 2,2 millones.

Endesa recurre

El consejero de Economía y Finanzas, Antoni Castells, a quien corresponden las competencias de energía, sugirió en distintos momentos de la investigación y de la posterior instrucción del expediente que el Gobierno catalán se iba a tomar su tiempo para aclarar las cosas, para intentar evitar que una eventual falta de base técnica de las acusaciones hiciera que las compañías acabaran ganando el pulso.

Fecsa ya ha avanzado que presentará alegaciones a la multa, para lo que, como REE, dispone de dos semanas de plazo. REE, que aún tiene participación pública, declinó opinar sobre la decisión del Gobierno catalán y avanzó que la "estudiará" antes de ver si presenta alegaciones.

Fuentes de Endesa, defendida a capa y espada por su ex presidente Manuel Pizarro pero hoy ya controlada por Acciona y Enel, "no coinciden con una sanción a la par". Lo hicieron tras subrayar que no son los mismos los afectados en las distintas secuencias del incidente que incluyen los expedientes informativos de la Generalitat y de la Comisión Nacional de la Energía (CNE). "Fueron 40.000 los clientes que se quedaron una hora sin luz a raíz de la caída del cable de 110 kilovoltios sobre la subestación de Collblanc. Son 40.000 frente a 300.000 abonados que hasta tres días tuvieron problemas", declararon fuentes de Endesa, que ha invertido 100 millones de euros en Barcelona desde el incidente.

La Generalitat y la CNE coincidieron en que el apagón se originó por la caída del cable de Endesa, pero también en que las dimensiones sin precedentes alcanzadas por el incidente se debieron al mal estado del sistema de REE. Esta última hizo hincapié ayer en que ha estado trabajando para que "su red en Barcelona esté mejor de lo que estaba". Ayer anunció que la subestación eléctrica de Maragall, incendiada en el incidente, ya ha sido totalmente reconstruida.

La paradoja de todo el embrollo es que Barcelona, pese a la percepción del sufrido ciudadano, arroja el mejor índice de interrupción de suministro de España, con un TIEPI (unidad de medida) histórico de 30 minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de julio de 2008