Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amarre total de la flota de altura y posturas divididas en la de bajura

Los transportistas suspenden el paro y las industrias recobran la normalidad

En el puerto de Vigo no hubo ayer descarga ni subasta de pescado. La Confederación Española de Pesca (Cepesca), convocante del paro, informó de que el 80% de la flota de altura y gran altura española se encontraba ayer amarrada a puerto, tanto en España como en el extranjero.

La totalidad de las embarcaciones del Gran Sol y de palangre de superficie están en esa situación, mientras que hay diferencias en la cuantificación del seguimiento del paro por parte de la flota de bajura, el 71% de la cual habría salido ayer a faenar, según la Consellería de Pesca. En el sector del transporte de mercancías, las organizaciones convocantes del paro lo suspendieron ayer y las industrias comenzaron a retomar la normalidad con algunos problemas puntuales.

Un piquete de 200 a 300 armadores procedentes de toda Galicia impidió ayer la descarga de ocho camiones en O Berbés para la subasta. La flota de bajura, pese al acuerdo de la Confederación de Cofradías con el Gobierno para subvencionar el combustible, permaneció ayer amarrada en el puerto vigués por solidaridad con la de altura y también en el coruñés, aunque en este caso por prevención frente a los piquetes. La Consellería de Pesca estudia con la Delegación del Gobierno en Galicia cómo garantizar la actividad pese a la "fuerte presencia" de piquetes en los puertos.

La flota viguesa de cerco (35 barcos) estudiaba ayer si continuar con el paro, pese a solidarizarse con el amarre del arrastre, por el quebranto que le supone desaprovechar la captura de sardina. Éste es el principal motivo, según fuentes del sector, por el que la mitad de la flota salió ayer a faenar.

"El mar no está bien del todo, y sobre todo, no vas a arriesgar y a pasar trabajos para que después no tengas garantías de poder vender sin problemas", explicaba ayer el representante de la flota artesanal de la Cofradía de A Coruña, Luis Dopico. Ése fue el problema de otras flotas que sí zarparon, como la de Cedeira, que en la tarde de ayer celebró la subasta del pescado protegida por la Guardia Civil. En O Grove y Fisterra los barcos salieron a faenar con normalidad. "Se nota que no trabajaron los del arrastre, que cogimos de todo", aseguraba en la lonja un tripulante del Hijos de Romero, informa Xosé Manuel Pereiro.

En Marín, las embarcaciones de litoral y de la costa de Portugal prorrogarán el paro toda esta semana, a la espera de que Bruselas se pronuncia sobre la batería de propuestas del sector. Francisco Teijeira, de la Asociación de Armadores de este puerto, que ayer reunió en asamblea a sus 18 socios, lamentó además el "afán de división" de la Consellería de Pesca al incentivar líneas de ayuda para la flota de bajura que permitirán el ahorro del 45 al 50% de gasto de gasolina, una medida, según él, que "puede provocar más tensiones innecesarias", informa Lara Varela. En Ribeira, unas 150 embarcaciones de altura y arrastre permanecen amarradas. La previsión es que el paro se mantenga al menos toda la semana, si bien no afectará al marisqueo a flote, que sí salió a la mar. La bajura también amarró en Ferrol, aunque la lonja abrió para la venta de marisco.

Según la Xunta, el 71,42% de la flota de bajura salió ayer a faenar y abrieron 22 lonjas en A Coruña y 18 en Pontevedra. Ninguna en Lugo.

Hacia la normalidad

Los suministros a las industrias volvieron ayer a un régimen de normalidad tras suspender el paro las organizaciones de transportistas que lo convocaron. Numerosos transportistas gallegos que se dirigían a Madrid para continuar las movilizaciones fueron retenidos en Benavente. En Padrón, el lanzamiento de una piedra desde un turismo a un camión provocó que el conductor de éste perdiera su control y que vehículo interrumpiese la vía durante casi dos horas.

Investigación judicial

El Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago ha iniciado una investigación sobre el intento de asalto al Parlamento ocurrido el pasado martes, en el que manifestantes vinculados a las protestas del sector pesquero utilizaron "todo tipo de instrumentos contundentes y arrojaron bengalas" para intentar entrar en el órgano legislativo. Los hechos descritos en el atestado pueden configurar supuestos delictivos de "extraordinaria gravedad" como delito contra las más altas instituciones del Estado

Según un comunicado de la Fiscalía Superior de Galicia, todavía no consta si los implicados en los hechos, personas relacionadas con el conflicto derivado de los problemas que afectan a la flota, "actuaron de forma organizada y dirigida por grupos o fueron personas concretas". Ante los hechos "graves y desproporcionados", y con el fin de "poder exigir responsabilidades a quines participaron", el juzgado citó a declarar en calidad de imputados a dos de los manifestantes. Uno de ellos Francisco Fernández, presidente de la Plataforma en Defensa del Sector Pesquero, se mostró "sorprendido" por su imputación, que atribuyó a su condición de portavoz ya que no sabe qué pasó. "Soy inocente", aseguró, y confirmó "no tener ni idea" de por qué había sido llamado a declarar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de junio de 2008

Más información