Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portugal recela del proyecto de refinería en Badajoz

El Gobierno de Portugal recela del proyecto de refinería en Badajoz. El Ejecutivo luso ha enviado un informe a Madrid, al que ha accedido EL PAÍS, en el que, aunque no se opone al proyecto, apunta su temor y pide que en la evaluación ambiental se tenga en cuenta si la planta puede contaminar el Guadiana o si le puede llegar la contaminación del aire. La empresa niega que el proyecto, aún sin aprobar, vaya a tener impacto en Portugal.

La Junta de Extremadura, del PSOE, apoya la refinería, que en la campaña electoral recibió el respaldo de Zapatero. El proyecto pertenece al empresario local Alfonso Gallardo, que tiene siderurgias, metalurgias, medios de comunicación como Odiel Información y apuesta por industrializar Extremadura. Sus socios son BBVA, Caja Madrid, Iberdrola, Caja Extremadura y la Junta a través de empresas públicas. La planta supondrá una inversión de 2.500 millones de euros para producir diésel, que hace tanta falta en España que su precio supera ya el de la gasolina. Un oleoducto debe llevar el crudo desde Huelva.

Pero la Agencia Portuguesa de Ambiente ha enviado a España un informe sobre los elementos que, en su opinión, deberá tener la evaluación ambiental que prepara el Gobierno. Medio Ambiente dice que aún no ha recibido nada. Abrirá el periodo de alegaciones en breve, cuando haga público el proyecto definitivo.

Información "escasa"

Portugal afirma que la información sobre la gestión de residuos del proyecto "es escasa". También señala que la evaluación debe tener en cuenta la contaminación del aire en Terena (en el Alentejo). El Instituto Nacional del Agua luso teme el impacto sobre el Guadiana y recuerda que los dos países calificaron el tramo común de río como "en riesgo" de no alcanzar el adecuado estado ecológico. El Instituto Portugués de Turismo pide a España que tenga en cuenta que un accidente puede contaminar las playas portuguesas, entre otras cosas. El asunto fue discutido en enero en la última cumbre hispano-portuguesa.

El Grupo Gallardo asegura que la contaminación del aire nunca llegaría a Portugal, sostiene que los vientos dominantes reducen aún más la probabilidad de contaminación y recuerda que la refinería de Cepsa en Huelva está a 30 kilómetros de Portugal, mientras que la que proyecta está a unos 100. La empresa añade que "no contaminará, en modo alguno, la cuenca del Guadiana".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de mayo de 2008