Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cántabros, catalanes y gallegos, los pacientes que más esperan

Las listas para intervenciones quirúrgicas suspenden en transparencia

Carmen y Miguel son dos de las 287.950 personas que esperaban, a 12 de diciembre de 2007, una operación quirúrgica en España. Han aguardado siete y once meses, respectivamente, cuando la media nacional está en 66,55 días, unos dos meses, según los datos proporcionados a este periódico por las comunidades.

287.950 personas aguardan a pasar por el quirófano; el tiempo medio es de 66,55 días

Las cifras recopiladas por EL PAÍS -que son las mismas que entregan al Gobierno central, pero que éste se niega a hacer públicas- revelan que las comunidades que más hacen esperar a sus ciudadanos son Cantabria (152,16 días), Cataluña (117,95), Galicia (84), Aragón (77) y Extremadura (67). Estas cinco son las únicas que superan la media nacional. Las que sacan mejor nota son Melilla (31,73), La Rioja (40) y la Comunidad Valenciana (45).

Hay dos comunidades que no están en el recuento: Madrid y Canarias. Madrid no cuenta la espera a partir del momento en el que el médico prescribe la operación, sino desde el día que el paciente va al anestesista, lo que retrasa unos 30 días la entrada del enfermo en la lista. Por esta razón, está excluida oficialmente del recuento del Gobierno. Y Canarias es la única comunidad que se ha negado a dar su tiempo medio de espera a este diario. En anteriores datos conocidos de esperas quirúrgicas (publicados por este periódico), de junio de 2006, los canarios quedaron como los segundos más pacientes de España.

La ensalada de números oficiales es más digerible cuando se le pone cara, y otros números. Como las que aportan las historias de Carmen y Miguel. Por ejemplo, once son los meses durante los que el tumor maligno de Carmen V. creció de 14 milímetros a 10 centímetros, el tiempo que estuvo en la lista de espera del hospital Vall d'Hebrón de Barcelona. El bulto estaba situado en la espalda, cerca de la columna vertebral y la médula. Durante la espera perdió la movilidad hasta tener que desplazarse en silla de ruedas.

Siete son los meses que ha aguardado Miguel Pérez Fresnillo, de 49 años, para que le operen de las dolorosas calcificaciones que se le han formado en el hombro. Hace una semana el madrileño hospital de La Paz le llamó para decirle que su espera terminará el 8 de mayo.

La falta de transparencia sobre la situación de las listas de espera a nivel nacional es clara, un oscurantismo que se agudiza al comprobar que no todas las comunidades ordenan estos datos de la misma manera. El Ministerio de Sanidad se niega a hacer públicas las cifras de estas listas por comunidades aunque recibe semestralmente las medias de espera generales, el número de pacientes que aguardan una operación y datos desglosados por especialidades y los de las 11 operaciones más habituales. Para justificar la falta de información, el Gobierno alega que ha llegado a un acuerdo con las autonomías en el Consejo Interterritorial. Detrás de este pacto de silencio está el interés de algunas comunidades por intentar esconder su realidad.

El ministerio sólo hace público el número total de pacientes en lista de espera quirúrgica en toda España y la media. El último informe, de junio de 2007 (seis meses antes de la media calculada por este periódico), habla de 364.901 pacientes que aguardaban una media de 70 días para ser operados.

Las tres comunidades a la cabeza de la clasificación han dado una interpretación a su mala posición. "Mi comunidad está entre las peores", admite José María Ostolaza, gerente del Servicio Cántabro de Salud cuya espera media, de 152,16 días, es la mayor de España. Pero deja claro que los suyos son datos "reales y transparentes".

Además, la lista de Cantabria, con 13.602 pacientes en diciembre de 2007, creció en unas 3.000 personas debido a los nueve meses de huelga médica que padecieron el año pasado. Cataluña, que fue la primera de esta clasificación el año pasado, también resalta la "transparencia" de las abultadas cifras de demora en 2007. Una portavoz opina que es "injusta" la inclusión de Cataluña en la relación ya que, afirma, sus datos no son comparables porque "sólo reflejan las cifras correspondientes a las 14 operaciones con mayor demanda que, en principio, no revisten una especial gravedad y por eso pueden esperar más, por lo que la media sube". "Es más importante obtener garantías y satisfacción que conseguir que te operen antes", añade.

El portavoz de la consejería de la Xunta de Galicia alega que "hay que tener visión histórica". En 2005 los gallegos esperaban 37 días más de media que en 2007 y el número de pacientes en espera se ha reducido de 39.512 a 33.436.

Si los que están a la cabeza de la tabla aluden a la transparencia es porque, en las últimas fechas, varias comunidades han sido acusadas de maquillar las cifras. A principios de mayo, la consejera de Sanidad gallega, María José Rubio, se defendía de acusaciones de cerrar las listas de espera de los hospitales de Monforte de Lemos, Santiago y A Coruña para disimular sus números. La fiscalía está investigando al Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada por la denuncia de manipulación de datos que interpuso la responsable de las listas de espera del centro. Y es que no hay ningún órgano encargado de inspeccionar esas cifras. El Gobierno se limita a sumarlas y darlas por buenas.

Con información de Ana Pantaleoni, Tereixa Constenla y Javier Cuartas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de mayo de 2008