Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Veronesi vierte su pesimismo en la novela 'Caos Calmo'

El 9 de mayo se estrenará en los cines españoles Caos calmo, dirigida por Antonello Grimaldi y protagonizada por Nanni Moretti. La película -que llega precedida de una publicidad involuntaria a cuenta de la ira vaticana por una dura escena de sexo entre el director de Caro diario e Isabella Ferrari- es la adaptación de la novela homónima de Sandro Veronesi (Florencia, 1959), que ha publicado en España Anagrama. Y, a juicio del autor, guarda gran fidelidad con el libro. "De haberla interpretado otro actor, como Sergio Castellitto, no habría escandalizado tanto", dice Veronesi, cuya novela bebe de una visión pesimista del mundo occidental: "Vivimos en una sociedad llena de dolor".

Arquitecto de formación y escritor vocacional gracias al estímulo de maestros como Dostoievski o Vargas Llosa, Caos calmo le valió a Veronesi el Premio Strega, el galardón literario más importante de Italia. Pero mientras lo escribía, en un "durísimo proceso" que se prolongó entre los años 2000 y 2005, pensó varias veces en tirar la toalla. En dejar la literatura y dedicarse "a vender coches". En el libro cuenta la historia de un hombre que pierde a su mujer a falta de pocos días para su boda. Para proteger a la hija de ambos, adopta una actitud insólita: se instala con su coche al frente del colegio de la niña, dispuesto a no dejarla sola ni un momento. El vehículo del protagonista acaba convirtiéndose en una suerte de confesionario por donde desfilan amigos, familiares, jefes y compañeros de trabajo. Neurotizados, todos ellos viven un "caos agitado", como lo define el escritor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de abril de 2008