Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'En un mundo libre' gana el festival de cine Fisahara

Bardem apoya una plataforma solidaria con el Polisario

La petición sonó rotunda en mitad de desierto, en el barracón del campamento humanitario de Dajla (Argelia) donde en el mediodía de ayer se celebró la ceremonia de clausura de Fisahara, el Festival Internacional de Cine del Sahára. La voz de Javier Bardem, en su nombre y en el de los cineastas españoles que le acompañaban, no tembló, a pesar de la carga emocional del momento, y sonó más clara y nítida que nunca, aunque su boca no haya dejado de masticar arena en la última semana: "Estamos en un campo humanitario donde se vive un drama que empeora año tras año y afecta especialmente a los más débiles, a los niños y a los ancianos".

La contundente alocución del actor español acalló la algarabía de la gente que trajinaba por el local con cables, flashes, micrófonos, cámaras y grabadoras. Sabedor del impacto que sus palabras pueden tener ahora con esa popularidad que trasciende las fronteras españolas, Bardem quiso mandar un mensaje con un trasfondo más humano que político: "Desde hace 33 años en este desierto hay más de 200.000 personas que fueron españoles. Es urgente que la ciudadanía ayude a devolver la libertad al pueblo saharaui".

El breve manifiesto, sin embargo, llevaba también un pequeño dardo envenenado al gobierno de Zapatero: "Pedimos al gobierno español que reconozca el status diplomático del Frente Polisario". Junto a él, las actrices Rosa María Sardá, Luisa Martín y Dafne Fernández; los directores Joaquín Oristrell, Fernando Colomo y Gerardo Olivares y los actores Willy Toledo, Fran Perea, Carlos Bardem, Javier Gutiérrez y Carmelo Gómez anunciaron la creación inmediata nada mas llegar a España de una plataforma para recoger firmas de apoyo a esa petición.

Al margen de declaraciones, anuncios y compromisos más o menos novedosos, la última película de Ken Loach, En un mundo libre, obtuvo el premio Rosa del Desierto del jurado saharaui. Aunque el certamen no es competitivo, el galardón simboliza la cultura del pueblo saharaui. Se otorga, además, por un proceso parecido al de aclamación, pues sale de un sondeo que los propios saharauis obtienen al terminar cada película basándose en lo que ha sido más aplaudido y en lo que más ha gustado al público. Por otra parte, el premio Rosa del Desierto del Ministerio de Cultura Saharaui fue concedido a la película Tebraa, realizada por el Colectivo de Mujeres Sevillanas. Otras dos películas El Sahara no se vende y El futuro es ayer han recibido asimismo menciones especiales del público.

Este festival contó con una despedida musical la noche del sábado, con la actuación de Manu Chao y con la participación de Javier Bardem como percusionista invitado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de abril de 2008