Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un gen 'mafioso' controla al menos otros 1.000 genes en el cáncer de mama

Un solo gen actúa como un jefe mafioso y controla el comportamiento de al menos otros 1.000 genes en las células de los tumores de mama más agresivos, han descubierto investigadores estadounidenses. Se perfila como el gen clave de la metástasis, ya que es necesario que se exprese (esté activo y dé lugar a la proteína correspondiente) en una célula del tumor para que ésta se convierta en invasora. "La expresión del gen SATB1 altera la expresión de más de 1.000 genes en las células del cáncer de mama", explican los investigadores, liderados por Terumi Kohwi-Shigematsu. "Se trata de un nuevo mecanismo de progresión tumoral".

Conocer este proceso no es una mera curiosidad, sino que tiene una gran importancia para conocer el riesgo que tiene una paciente de sufrir metástasis. De hecho, ya se sabía que el gen SATB1 tiene capacidad de control genético y que se expresaba en las células tumorales y ahora se ha confirmado que su nivel de expresión es muy significativo para estimar el riesgo en las primeras fases de la enfermedad.

Cuando se desactiva en ratones, cesan el aumento del tumor y la metástasis

Además, lo que es casi todavía más importante, se ha comprobado en los completos experimentos realizados ahora que al desactivar este gen se inhibe el crecimiento del tumor y la metástasis. Los experimentos se han realizado en vivo en ratones modificados para ser modelos de tumores humanos.

La metástasis es el paso final en la progresión de un tumor sólido y es la causa más común de muerte en los pacientes de cáncer. Es un proceso secuencial: la invasión por las células tumorales de los tejidos adyacentes, la entrada de células tumorales en el sistema circulatorio, la entrada en órganos distantes de aquel en que se originó el tumor primario y la invasión de estos órganos para producir tumores secundarios. "Presentamos un nuevo modelo de regulación génica, en el cual el gen organizador del genoma SATB1 se expresa durante la malignidad, alterando de forma significativa el perfil de expresión genética de las células del cáncer de mama para inducir un fenotipo agresivo que provoca tanto el crecimiento del tumor como la metástasis", resumen los científicos en un artículo que publica hoy la revista Nature.

La activación del SATB1 no se restringe a las etapas más avanzadas de la enfermedad, sino que también se observa en tumores primarios, cuando todavía no se ha producido la metástasis en los nódulos linfáticos. Su papel en otro tipo de tumores está por estudiar, pero se espera que su control sea el objetivo de nuevos medicamentos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de marzo de 2008