Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más cáncer de pulmón en jóvenes

El 30% de los tumores que se diagnostican afectan a mujeres, y la tendencia crece

La batalla contra el cáncer de pulmón tiene en el sur de Europa en general, y en España en particular, un punto débil. Es la primera causa de muerte por cáncer entre los hombres, crece de forma alarmante entre las mujeres y ahora se observa que afecta a edades cada vez más tempranas. La incidencia del cáncer de pulmón en jóvenes de entre 15 y 44 años es considerablemente más alta en el sur de Europa que en los países del norte. Además, en la última década la tasa de mujeres por debajo de los 44 años que mueren por esta enfermedad se ha doblado, mientras disminuye en los hombres.

La mortalidad se dobla en una década en las mujeres de menos de 44 años

El aumento del consumo de tabaco produce más cáncer al cabo de 20 años

"En Europa, la esperanza de vida por cáncer corre a dos velocidades", afirma Paolo Boffetta, coordinador del grupo de genética y epidemiología de la International Agency for Cancer Research (IARC) de la OMS, que ha presentado estos datos durante la conferencia sobre epidemiología y cáncer organizada por el Institut Català d'Oncologia (ICO) en Barcelona. La situación que ahora se vive en el sur es un reflejo del atraso en la aplicación de políticas antitabaco en estos países respecto a los del norte, explica Boffetta. Los países del Este también tienen índices más altos en todos los tipos de cáncer.

Para encontrar el origen del problema actual hay que mirar al pasado, ya que las mayores tasas de mortalidad en cáncer de pulmón se manifiestan siempre unos 20 años después de que se produzcan los mayores picos de consumo de tabaco. En el caso de España, el aumento del consumo de tabaco entre jóvenes adolescentes y mujeres se inició en los años setenta, como símbolo de modernidad y emancipación, y alcanzó sus picos más altos entre los años ochenta y noventa. A partir de 2000 comienza a incrementarse la enfermedad.

En España, la tasa de mortalidad por cáncer de pulmón en mujeres jóvenes adultas entre 15 y 44 años, que se mide en muertes por cada 100.000 personas, es ahora de 1,67. En hombres de esta misma franja de edad, la tasa llega a 20. Casi el doble que en otros países europeos como Suecia, Finlandia o el Reino Unido.

Aunque continúa afectando a más hombres, la diferencia es que entre ellos la tendencia es a la baja, mientras que en las mujeres es al alza. Las muertes por cáncer de pulmón en hombres aumentaron a un ritmo de un 4% entre 1982 y 1989, hasta que en los noventa empezó a disminuir a un 1% anual. Sin embargo, "en las mujeres, desde principios de los noventa, la mortalidad por esta patología está aumentado cada año en un 2%", explica Esteve Fernández, investigador del ICO y autor de diversos estudios sobre mujer y cáncer de pulmón.

"Ahora aproximadamente un 30% de las personas que diagnosticamos son mujeres, cuando antes era algo anecdótico, podían ser alrededor de un 5%", corrobora Enriqueta Felip, jefa del servicio de Oncología del hospital Vall d'Hebron. Tomando como referencia el Reino Unido, el pico de mortalidad que ahora se vive en el sur sucedió en los años setenta. "En el Reino Unido, cuando más se fumó fue en los años cincuenta (tanto hombres como mujeres), durante la guerra y la posguerra, con lo que el pico de mortalidad por cáncer de pulmón llegó 20 años más tarde", explica Peter Boyle, director de IARC, que también ha estado estos días en España impartiendo una conferencia en el hospital Vall d'Hebron. En estos países, la mortalidad empezó a bajar notablemente a partir del año 2000, como efecto de la aplicación anterior de impuestos sobre el tabaco y otras medidas restrictivas. "En España estas medidas han empezado tarde", afirma Josep Baselga, oncólogo del hospital Vall d'Hebron de Barcelona.

Las diferencias históricas entre géneros en España también explican por qué la enfermedad ha ido disminuyendo en hombres y ahora aumenta en mujeres que empezaron a fumar muy jóvenes. "Durante el franquismo estaba mal visto que las mujeres fumasen. En los años setenta empezaron a fumar un 10% de mujeres, y hoy día son ya un 30%", explica Esteve Fernández. Entre los hombres se atribuye este adelanto en el retroceso a que el susto por las altas tasas de mortalidad llegó antes.

Si en las estadísticas se incluyen las mujeres que mueren por cáncer de pulmón hasta los 64 años, la cifra aún es más alta. Cada año mueren ya 5 por cada 100.000 mujeres. "Una tendencia que en España se espera que se incremente hasta 20 por cada 100.000 entre los próximos 20 y 30 años", concluye Fernández.

Las chicas fuman más que los chicos

Durante el siglo XX, el cáncer de pulmón era una patología sobre todo de hombres. En el siglo XXI, van a ser las mujeres las que van a tener que hacerle frente. En Estados Unidos ya ha pasado por delante del de mama como principal causa de muerte por cáncer en las mujeres. Algunos expertos afirman que, si la tendencia no cambia, se avecina una epidemia de este cáncer en mujeres.

¿Se puede evitar? Teniendo en cuenta que el 95% de estos tumores se deben al consumo de tabaco, lo primero es conseguir que las mujerse dejen de fumar. La OMS ha calculado que si se lograra, la incidencia de todos los tipos de cáncer se reduciría un 20 %.

Actualmente, el 31% de las chicas entre 16 y 24 años fuman, frente al 25 % de los chicos. Para conseguir reducir el tabaquismo "es necesario incorporar la perspectiva de género a todas las campañas de prevención", afirma Isabel Nerín, especialista de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). "En las chicas hay que desmontar falsas creencias, como que el tabaco adelgaza, o que el riesgo es menor en la mujer", añade. Bien al contrario, algunos estudios indican que las mujeres podrían ser más susceptibles a los daños del tabaco.

El género también influye en la dependencia a la nicotina, explica Cristina Pinet, responsable del programa de tabaco del Hospital de Sant Pau de Barcelona. "Algunos estudios indican que la ansiedad del síndrome premenstrual no facilita la efectividad de los tratamientos nicotínicos que hay para dejarlo", explica. Aún queda camino por recorrer, pero muchos jóvenes están en el camino. "Profesores de secundaria me explican que tienen alumnos de 17 años que lo están dejando", dice Fernández.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de marzo de 2008

Más información