Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2008 | Las propuestas

El PSOE eliminará el coste de alargar las hipotecas para las rentas bajas

Solbes anuncia que el Estado intervendrá para paliar la subida de los préstamos

Pedro Solbes ha querido dar una alegría a todos los que han visto durante la legislatura cómo la cuota que pagan por su hipoteca ha aumentado un 25%. Después de una legislatura en la que se ha negado a que el Estado asuma el coste que el aumento del Euríbor ha tenido en los ciudadanos, el vicepresidente económico anunció en Ciudad Real que las familias "con especiales dificultades económicas" podrán, sin pagar un euro, ampliar el plazo de la hipoteca de su vivienda. Ni el vicepresidente, ni el PSOE, ni ningún portavoz del Ministerio de Economía especificaron ayer qué criterios definirán a esas "familias con dificultades", como tampoco concretaron quién se hará cargo del coste de la medida.

Los que previsiblemente tendrán que arrimar el hombro serán los que se embolsan un dinero por cada familia que decide que la hipoteca le sale demasiado cara y que prefiere alargar el plazo para aligerar la carga. Por hacer esta operación, las entidades de crédito cobran un 0,1% del capital pendiente de amortizar. Notarios y registradores también tendrían que recortar los emolumentos que cobran por esta modificación (unos 150 euros, en total). Por último, la operación también tiene unos gastos de gestoría.

Paradójicamente, tras una hipotética derrota del PP y una también hipotética dimisión de su líder, Mariano Rajoy sería uno de los perjudicados por esta medida, ya que antes de dedicarse a la política se ganaba la vida como registrador de la propiedad.

Tras el anuncio en Ciudad Real, el vicepresidente y ministro de Economía habló en televisión. En el programa Las mañanas de Cuatro, aseguró que el ahorro medio de la medida es grosso modo unos 1.000 euros. Sin embargo, para que la modificación del préstamo costara ese dinero, la parte del capital pendiente de amortizar debería estar cercana al millón de euros. Considerando que los destinatarios de esta medida son las familias con muchos problemas para pagar su vivienda, es lógico pensar que el importe de su vivienda es muy inferior. Ni el ministerio ni el PSOE pudieron ayer explicar cómo habían calculado la cantidad de 1.000 euros. Según los cálculos de este periódico, el ahorro de una familia a la que le quede por pagar entre 100.000 y 200.000 euros rondaría entre 150 y 300 euros.

Pero la nebulosa que rodea al anuncio hecho ayer por Solbes no afecta sólo al potencial ahorro de los potenciales beneficiarios. Tampoco está muy claro quién asumirá los costes. El vicepresidente dijo en la misma entrevista de televisión que tendrán que negociar con bancos, cajas, registradores y notarios. Pero que él, como ministro de Hacienda, espera que el Estado "asuma lo menos posible". Es de suponer que la parte que no asuma el Estado le tocará a sus interlocutores en las negociaciones.

La memoria económica del programa electoral socialista recoge una partida de 950 millones de euros de imprevistos. Con este dinero se financiarán todas las medidas que se vayan anunciando a lo largo de la campaña. Y, previsiblemente, parte de ese dinero se destinará a resarcir a los damnificados por la propuesta sobre hipotecas, informa Miguel Ángel Noceda.

"Sorprendente"

El PP no tardó en salir en tromba contra el anuncio socialista. El coordinador del programa, Juan Costa, consideró "sorprendente" la propuesta y criticó a Solbes por no ser "capaz" de impulsar en cuatro años medidas para proteger a las familias. Según Costa, el Gobierno tuvo la oportunidad de preocuparse de los problemas derivados de la subida de las hipotecas y no hizo nada, informa Efe. Costa también se sorprende de que en plena campaña electoral se proponga una medida que más tarde habrá que "negociar, proponer y supeditar al compromiso de las entidades financieras".

Manuel Pizarro, número dos del PP en Madrid, también encontró censurable que el anuncio se hiciera el mismo día del cara a cara televisivo entre los candidatos del PSOE y del PP a presidir el Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de febrero de 2008