REGISTRADORES Y NOTARIOS | ELECCIONES 2008 | Las propuestas

"A nosotros, como a todos, no nos gusta trabajar gratis"

"Cada registrador cobra por alargar una hipoteca una media de 50 euros. No creo que esa cantidad desincentive a nadie que quiera hacer esta operación". Es la opinión de Miquel Silvestre, uno del millar de registradores de la propiedad que hay en España.

A la espera de conocer la propuesta definitiva, Silvestre se queja de que los aranceles que cobran por alargar el plazo de una hipoteca ya se redujeron un 90% en la reforma legislativa de 1994. "Ya eran suficientemente bajos, y ahora parece que quieren que trabajemos gratis", dice. "Y eso no le gusta a nadie", añade.

Ni el Colegio de Registradores ni el Consejo General del Notariado quieren decir una palabra más alta que la otra. Los dos prefieren esperar a que se celebren las negociaciones con el Ministerio de Economía para detallar los aspectos económicos de la propuesta.

Pero el malestar de Silvestre, próximo al Consejo de Gobierno de los registradores, es evidente. "Nosotros tenemos una gran responsabilidad. Si yo me equivoco y lesiono el derecho de un particular, tengo que indemnizarle de mi bolsillo. Y esa responsabilidad hay que pagarla de alguna manera", dice Silvestre.

Todos los implicados son conscientes de que la iniciativa socialista queda a expensas de lo que ocurra en las elecciones del 9 de marzo. Y que a partir de entonces habrá mucho margen para negociar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Luis Doncel

Es jefe de sección de Internacional. Antes fue jefe de sección de Economía y corresponsal en Berlín y Bruselas. Desde 2007 ha cubierto la crisis inmobiliaria y del euro, el rescate a España y los efectos en Alemania de la crisis migratoria de 2015, además de eventos internacionales como tres elecciones alemanas o reuniones del FMI y el BCE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS