Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ADN de 400 violaciones en Canarias está sin investigar

El Instituto de Medicina Legal de Gran Canaria conserva 402 muestras de ADN de otras tantas presuntas violaciones ocurridas desde 1998, cuyas víctimas, de edades a partir de 16 años, no denunciaron al agresor. La fiscalía investiga por qué el sistema judicial de Canarias no emprendió un estudio de oficio y ha permitido que los agresores sigan impunes.

Desde 1998, el Servicio Canario de la Salud recoge muestras biológicas de las violaciones atendidas en los hospitales de las islas y las envía a los juzgados de guardia y al Instituto de Medicina Legal, con el fin de que sirvan para identificar a los agresores. Pero el protocolo se ha estancado; en nueve años no se ha hecho nada y los presuntos violadores siguen impunes, porque sus víctimas -muchas, turistas extranjeras- no los denunciaron.

La Asociación de Juristas Justicia y Sociedad dirigió un escrito urgente a la Fiscalía General del Estado para que se aclare este hecho, basándose en el artículo 191 del Código Penal, que establece que "para proceder por los delitos de agresiones, acoso o abusos sexuales, será precisa denuncia de la persona agraviada, de su representante legal o querella del ministerio fiscal".

"Lo que ha ocurrido es inexplicable, incomprensible, indignante y execrable", afirmó ayer José Manuel Rivero, de Justicia y Sociedad. "Veremos qué se aclara de la declaración de Pestano; ahora es el momento de que se activen los mecanismos para que se haga justicia con esas víctimas y no se repita algo así", añadió.

La Fiscalía del Estado ha reforzado la decisión de la fiscalía de las islas. El portavoz de este órgano, Guillermo García Panasco, dijo ayer que el día 25 se interrogará al custodio de las muestras, José Pestano, jefe de laboratorio de genética del Instituto de Medicina Legal. "Una vez testifique, veremos en qué condiciones están esas pruebas, si procede iniciar una investigación y si las víctimas quieren declarar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de febrero de 2008