Nuevas tentativas para una vacuna contra el sida

Un ensayo logra protección inmunitaria en primates

Tras el fracaso de la vacuna preventiva contra el sida que la compañía Merck ensayaba, hasta entonces la más prometedora, tres nuevos estudios demuestran ahora la viabilidad de obtener la vacuna mediante una nueva vía desarrollada en el marco del programa europeo Eurovacc.

Creado un modelo para administrar la vacuna por vía respiratoria

Más información

Investigadores del CSIC acaban de publicar los resultados de estos ensayos con resultados esperanzadores, en los que utilizan un nuevo vector para la vacuna, los poxvirus. En primer lugar, han logrado la protección inmunológica de primates en ensayos con Macaco rhesus, según aparece publicado en la revista Journal of Virology. Los siete macacos del estudio quedaron protegidos ante la versión del VIH que ataca a los primates, el SIV, al administrarles dos dosis vacunales.

En la primera dosis de la vacuna se administró por vía intramuscular un plásmido con fragmentos de ADN del virus patógeno. Entre las semanas 20 y 24 se les inyectó una segunda dosis. En esta ocasión, los mismos antígenos se introdujeron en el vector, el poxvirus. Los investigadores pudieron comprobar que la protección era efectiva tras exponerlos al virus del sida de simio, y ver que ninguno de ellos desarrollaba la enfermedad.

Mariano Esteban, investigador del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC, en Madrid, explica: "Los vectores inducen una fuerte respuesta celular y activan los linfocitos CD4+ y CD8+, claves en la defensa del organismo frente a patógenos, lo que da como resultado una alta protección frente a la enfermedad".

Los resultados obtenidos con macacos son la antesala de los otros dos ensayos. Las mismas dosis se administraron a 40 personas voluntarias sanas en un ensayo clínico en fase 1. Además de demostrar la seguridad del vector, los resultados permitieron observar que en humanos también se obtiene una respuesta inmunitaria satisfactoria, aunque existen diferencias entre individuos, según aparece publicado en otra revista científica, Journal of Experimental Medicine.

El tercer experimento ha consistido en administrar la misma vacuna de nuevo a macacos, aunque en esta ocasión a través de las vías respiratorias mediante un aerosol, y se ha logrado con éxito la activación del sistema inmunológico en mucosas, la vía natural de transmisión del VIH, según publican en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). "Esta fase responde al interés de lograr procedimientos de vacunación que sean accesibles a la población de países en vías de desarrollo", explica Esteban.

En la vacuna fracasada de Merck se utilizaba como vector para transportar los antígenos del virus un adenovirus que no funcionó como se esperaba. Digerido el fracaso, la compañía está probando en Tailandia en 16.000 personas otra vacuna preventiva elaborada precisamente con otra variedad de los virus de la viruela, el poxvirus de canario. Espera los primeros resultados para el año 2009.

Josep Maria Gatell, responsable del Servicio de Enfermedades Infecciosas y Sida del Hospital Clínico de Barcelona, afirma que el ambiente de decepción es general. "Las vacunas con las que se está trabajando no generan anticuerpos, sino inmunidad celular, y seguramente no es suficiente", afirma. Demasiadas lagunas."Muchos pensamos que los ensayos clínicos se han iniciado cuando todavía era necesaria más investigación básica", añade. Entre otros asuntos pendientes, no está claro qué nivel de activación requiere el sistema inmune humano para proteger del virus.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 11 de febrero de 2008.